Zion Williamson jugó este lunes su primer encuentro de pretemporada como jugador profesional de la NBA. Como era de esperarse, todos los reflectores se enfocaron en él, una máquina de “highlights” que tiene una capacidad atlética sobrehumana. Zion no decepcionó. En apenas 28 minutos, Williamson nos dejó una serie de clavadas que llenaron todas las redes sociales.


 

A tal locura, llegó a mi mente una duda: ¿podría convertirse Zion en uno de los mejores “dunkers” de todos los tiempos? Para eso, primero tuve que informarme sobre quiénes eran considerados los jugadores más increíbles al clavarla y aquí te dejo mi propio top cinco:

1.     Vince Carter

2.     Michael Jordan

3.     Dominique Wilkins 

4.     Julius Erving (Dr. J.)

5.     Shawn Kemp


Podríamos pasarnos horas viendo videos de estos cinco haciendo mates increíbles y, de hecho, aquí te dejo algunos para tu deleite personal.



Es de resaltar que ayer, “Vinsanity”, mi número uno personal, se enfrentó a Zion en el juego de pretemporada y se saludaron antes en lo que fue un pequeño orgasmo visual para todos aquellos que disfrutan de este deporte.


https://twitter.com/Jorda_NBA/status/1181572797224685569

 

Entonces, llegamos al meollo del asunto. ¿Podrá Zion meterse en ese top 5 de élite? Primero tenemos que analizar algunas de sus clavadas más impresionantes hasta el día de hoy, que ni siquiera registra un minuto jugado en la temporada regular.

 

 

La velocidad, la verticalidad, la furia y la estética que crea Zion Williamson al clavar es digna de una obra de arte en los museos más prestigiosos del mundo. Creo que es seguro decir que el camino lo tiene trazado. Zion, a pesar de ser uno de los jugadores más pesados de la NBA con sus 129 kilogramos es también uno de los más impactantes al momento de saltar. No solo eso, sino que ha mostrado una variedad de clavadas que hacen recordar al mismo Carter.


No dudo por un segundo que el nuevo jugador de los Pelicans será parte del concurso de clavadas para esta nueva temporada y ese podría ser el punto de inflexión. La mayoría de los grandes “dunkers” de todos los tiempos tienen un momento icónico, ya sea el concurso de clavadas de Vince Carter en el 2000, la volcada de Shawn Kemp sobre Alton Lister o el duelo entre Michael Jordan y Dominique Wilkins en el concurso de mates de 1988. Zion podría comenzar a hacerse un espacio en esta lista a partir de ya y estoy seguro de que nadie puede esperar.