Estadísticas por Erika Reiter

Markelle Fultz empezó esta nueva campaña con una confianza totalmente renovada. El base poco a poco se ha mostrado mejor en la duela con un equipo del Magic de Orlando que no está en el foco de atención tanto como sí lo estaban los Sixers de Philadelphia. Con este renacer, llega la pregunta ¿qué depara el futuro del basquetbolista?


En tres juegos de la naciente campaña, Fultz registra ya 25 minutos por partido con 12 puntos y 5 asistencias por encuentro, pero más importante, registra cuatro triples intentados por duelo. A pesar de que su porcentaje de conversión no es bueno (23%), el hecho de que esté tirando de esa distancia sin ningún tipo de arrepentimiento es un avance pensando a futuro.

Fultz es, sin duda, uno de los prospectos más intrigantes por monitorear. En 25 juegos en la Universidad de Washington promedió 23 puntos por partido, el número más alto en 20 años en el Pac-12 y segundo en la historia de la escuela. De igual manera, hay que recordar que Markelle fue seleccionado número uno en 2017 no solo por su tiro, sino por su capacidad atlética y de creación con la pelota en sus manos, además del potencial que tiene al defender con su estatura y lectura del juego, todo lo cual, le ganaron comparaciones con Dwayne Wade y James Harden en su momento.


“Dwyane Wade es una comparación adecuada cuando se observan tácticas con la pelota, pero Fultz es, con mucho, el mejor tirador. Y ahí es donde entra Harden. Son tiradores de triples más capaces”, escribió Dan Favale de Bleacher Report en junio de 2017 previo al Draft.

El joven de 21 años tuvo un par de años difíciles al ingresar al máximo nivel. Un agudo caso de los “Yips” lo acosaron y el basquetbolista “olvidó” como tirar. Hubo videos de miedo al tratar de arreglar su mecánica de tiro, pero poco a poco esos fantasmas se van alejando.


Pensando que el tiro del base nunca se arregle, Fultz todavía podría tener una carrera exitosa. El primer jugador que se viene a la mente es Shaun Livingston, quien después de ser drafteado número cuatro en 2004 por los Clippers sufrió una espantosa lesión que pareció terminaría con su carrera. Sin embargo, Livingston evolucionó y encontró su lugar en la NBA. Después de 15 años de baloncesto productivo, Shaun se retiró el año pasado con tres títulos en su haber y una ganancia total de $57,764,378 USD. Nada mal para alguien que nunca logró llegar a su máximo potencial.

El Magic cambió un pick de primera ronda, uno de segunda y a Jonathon Simmons por Fultz. Si Markelle logra llegar a un 80% de lo que se predijo que sería, podría ser unos los robos del siglo. Fultz le podría dar el salto de calidad a Orlando que ha buscado por años.


Habrá que ver cómo se desarrolla el jugador que, apenas con 21 años de edad, busca su mejor versión. Pero el futuro es brillante para quien en algún momento, fue considerado el mejor basquetbolista de su generación unánimemente.