La temporada 2019 de la NBA estuvo llena de sorpresas. Un nuevo campeón se coronó venciendo a unos lastimados Warriors, Kawhi Leonard se cimentó en el top tres de los mejores jugadores del mundo después de una temporada sin acción con los Spurs y LeBron James se perdió los Playoffs por primera vez en quince años.

 

Estamos todavía a tiempo para la nueva campaña, sin embargo, ya tenemos a los equipos que podrían dar más de un susto a cualquiera de los cuadros luchando en la cima.

 

Comencemos con los Pelicans. Después de contar con una suerte de locos al quedarse con el primer pick del Draft y elegir a Zion Williamson, el nuevo gerente general David Griffin ha hecho todo bien.

 

Los Pelicans cambiaron a Anthony Davis por Lonzo Ball, Brandon Ingram, Josh Hart y unos cuantos picks de este Draft 2019 que se convirtieron en Jaxson Hayes y Nickeil Alexander Walker, dos prospectos con excelente pinta.

 

De igual manera, Griffin añadió al roster a JJ Redick, un francotirador detrás de la línea de tres, a un pívot sólido como lo es Derrick Favors y a un jugador interesante en Nicola Melli, quién llega proveniente del Fenerbache turco y que puede lanzar de tres, así como ser un jugador de rotación en el equipo.

 

Los Pelicans hicieron en este verano lo que nunca pudieron con AD: armar un gran equipo alrededor de una joven estrella. El quinteto titular debe ser Lonzo, Jrue Holiday, Ingram, Zion y Favors, además de contar con una de las mejores bancas en toda la liga con Reddick, Melli, Hart, Hayes y compañía. Si Zion cumple las expectativas de lo que está anunciado, no me sorprendería ver a Nueva Orleans luchando por un lugar en Playoffs.

 

A Nueva Orleans le siguen los Mavericks de Dallas. Los Mavs presumen a un núcleo lleno de juventud con Luka Doncic y Kristaps Porzingis como puntas de lanza. Esos dos solos deben ser suficientes para hacer ruido en la Conferencia Oeste.

 

Alrededor de Doncic y KP consiguieron a Seth Curry, un jugador que regresa después de una buena campaña con los Trailblazers y apostarán por dar continuidad a nombres como Jalen Brunson, Dwight Powell y Tim Hardaway. A mí parecer, si logran agregar a un jugador titular más (que podría ser Danny Green según reportes), Dallas podrá estar compitiendo todas las noches contra cualquiera por uno de los últimos puestos entre los ocho primeros.

 

Antes de continuar con mi último equipo, quiero dar menciones honorables a los Hawks de Atlanta y a los Bulls de Chicago, que creo serán equipos divertidos de ver, pero que no lograrán llegar a postemporada este año.

 

Ahora sí, les voy a dar a mi caballo negro para ganarlo todo: los Pacers de Indiana. Después de perder a Victor Oladipo a una lesión de rodilla que lo dejó fuera toda la temporada anterior, los Pacers se armaron para contender.

 

Las adiciones de Malcolm Brogdon, Jeremy Lamb y TJ Warren, complementan de excelente forma a los pilares de este equipo. La salida de Bogdanovic duele, no obstante, lo reemplazaron rápido y sin dolor. Oladipo y Turner han mejorado cada año y Victor debe estar de vuelta para Diciembre.

 

Además, creo que Indiana todavía tiene un cambio por hacer. Después de elegir al pívot Goga Bitadze en el draft, parece que Domantas Sabonis será una pieza para un trade de gran calibre. ¿Podrá Indiana poner la fortuna de su lado y conseguir a alguien como Blake Griffin a mitad de temporada? Ya veremos.