La NBA regresó con toda la acción en las duelas y también con muchas sorpresas, pues muy pocos esperaban el rendimiento que han tenido los Spurs de San Antonio.

Todo parecía ir en picada del equipo tejano, cuando el 21 de febrero, su segundo máximo anotador, LaMarcus Aldridge, sufrió una lesión en el hombro derecho que provocó su entrada al quirófano a finales de abril y terminó con su temporada 2020 en la que promediaba 18.9 puntos por partido, 7.4 rebotes y 2.4 asistencias.

"Estoy decepcionado por no terminar la temporada con mis compañeros, pero emocionado por poder estar completamente sano para la próxima temporada y más adelante" fueron las palabras de Aldridge al dar a conocer la noticia.

El mismo gerente general, Brian Wright, admitió que la prioridad en este regreso sería dar ritmo a los jugadores para mantenerlos saludables, además de brindar oportunidades a los más jóvenes para que tengan un mejor desarrollo y puedan evaluarlos en su crecimiento.


Lo que está claro es que con Gregg Popovich todo es posible. Los Spurs cuentan con 22 temporadas consecutivas en postemporada que los respaldan, situación que se ve más cercana después de su gran inicio en la burbuja de Orlando.

Gran regreso tuvieron en su primer partido al derrotar a los Kings 129-120, pero no fue todo, pues en un duelo de alarido ante los Grizzlies y que se definió con dos tiros libres de DeMar DeRozan, los de San Antonio ganaron 108-106.

Este buen paso fue parado por los 76ers y Nuggets quienes se llevaron el triunfo ante los Spurs en partidos cerrados y dando más pelea de la esperada.

Con estos resultados, los Spurs ya se encuentran en el 10° lugar del Oeste, cada vez más cerca de Memphis (8°) y Portland (9°).

Los de Texas buscan continuar con este buen ritmo de sus jugadores DeRozan (22.2 puntos, 5.6 rebotes y 5.6 asistencias por encuentro) y el centro Jakob Poeltl, quien ha sido indispensable para este buen regreso del equipo con cinco bloqueos y tres robos en total durante los últimos tres juegos y con la ventaja de jugar rodeado de cuatro perimetrales en la defensa.

Dejounte Murray también ha tenido buenos partidos al promediar 12 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias en sus primeros partidos en la burbuja de Orlando, al igual que Lonnie Walker que tiene 11 puntos por juego; mientras que Keldon Johnson promedia 10.6 puntos por partido desde el regreso además de 15 rebotes en total.

El cuadro de Popovich buscará seguir metiendo presión en su búsqueda por un puesto en el juego de repechaje ante el Jazz y demostrar que no solo están ahí por el desarrollo de jóvenes, sino que están para competir por un puesto en postemporada.

Imagen de portada por Mario A. Gamboa Solís