La situación de los Lakers comienza a complicarse sin la presencia del dúo angelino LeBron-AD. Tal como se esperaba, los resultados de los dirigidos por Frank Vogel empiezan a ser parecidos a los de un equipo ´mortal´ y ahora la incertidumbre se entromete en los pensamientos de la afición californiana.

Todavía falta mucho tiempo para que la fiesta de la postemporada llegue y, justamente, se estima que el regreso de ambos jugadores sea en las postrimerías de la segunda mitad de la campaña. Pero los archivos del pasado demuestran que los de amarillo y morado no pueden permitirse hilar derrotas constantes, las cuales, afectarían gravemente la posibilidad de conseguir otro añorado back-to-back.

El primer solado caído 


Irónicamente, la temporada pasada fue una de las más sanas para el ´Big man´ de los Lakers, Anthony Davis. Pero pareciese que la vida le cobró factura de la 19-20 (en la que ganó su primer anillo), dejando al ala-pívot de 28 años fuera de las duelas desde el 14 de febrero, en la derrota frente a los Nuggets de Denver (122-105).

A partir de aquella mala noticia, los de California han cosechado un récord de 8-10 (7-7 sin contar los últimos cuatro juegos sin LBJ). Hasta el momento, nadie ha podido llenar los zapatos de ´la Ceja´ en el quinteto titular de los Lakers (afirmación que también podría decirse literalmente ya que Davis comparte una de las tallas de calzado más grandes de la actual liga, 51.5). 

Con el bajo rendimiento de Marc Gasol, además de su larga ausencia por protocolos de sanidad, y el poco aporte rebotador defensivo de Montrezl Harrell (4.2 reb defensivos por partido), el aro de los Lakers se ha visto muy descuidado. Un ejemplo perfecto de esto fue el encuentro entre los angelinos y New Orleans, en donde Zion Williamson se convirtió en el primer jugador en la historia de la NBA en anotar 20+ en 21 partidos consecutivos con menos de 21 años. Y lo consiguió con sus habituales dunks de alley-oop, ataques al aro y demás.

Tanto ofensiva como defensivamente hablando, el roster de Vogel perdió mucho impacto en la pintura. AD logró promediar 22.5 pts, 8.3 reb (2 ofensivos y 6.3 defensivos), 1.4 rob y 1.8 tapones en los 23 juegos que disputó antes de lesionarse. 


Claramente Davis es el segundo hombre más importante de la actual franquicia de Los Ángeles, clave para el buen comienzo de temporada que tuvo el equipo y aún más clave para que la institución regresara al trono de la liga (26.1 ppp, 9.3 rpp, 3.2 app, 1.5 rob y 2.4 tpp en la campaña pasada). Hasta la fecha, ningún laker ha podido promediar más rebotes, robos o tapones que el dorsal 3 en la temporada. Y no olvidemos que lleva más de un mes fuera.

La distención en su pantorrilla derecha se ha convertido en un dolor de cabeza para el cuerpo médico del equipo. La última evaluación oficial de la lesión de ´la Ceja´ fue el pasado 12 de marzo. Lo positivo es que el mismo head coach de los costeros aseguró que Anthony ha progresado en su recuperación, pero que “aún está muy lejos” el retorno del ex-Pelican. 

Siempre se puede estar peor


Tan solo ocho días después de la agradable actualización de Davis, LeBron James sufrió un esguince en el tobillo derecho en el partido frente a los Hawks de Atlanta, después de que Solomon Hill cayera sobre el pie de la superestrella de Los Ángeles mientras se disputaba un balón suelto.

En 41 partidos jugados, James alcanzó a promediar 25.4 pts, 7.9 reb y 7.9 ast, siendo todavía el líder en anotaciones y asistencias del equipo con cuatro juegos ausente. Además, en términos no cuantitativos, en referencia al liderazgo y manejo del equipo dentro de la duela LBJ es irremplazable.

Los Lakers tendrán que ´arreglárselas´ para mantenerse en posiciones favorables de la tabla sin el ´niño de Akron´ por 4-6 semanas (si bien les va). Y aquí es cuando las alarmas tuvieron que prenderse a todo volumen porque, en tan solo cinco días sin el ´rey´, llegaron las primeras tres derrotas consecutivas.

En total, cuando leBron se pierde partidos por lesión u otra cuestión, sus equipos mantienen números negativos, apenas rebasando el 30% de victorias. La mejor racha fue un 5-1 consagrada por el ´super-Heat´ de la temporada 2012-2013 con ´prime´ D-Wade y Chris Bosh cargando al equipo. ¿La peor? Un 3-10 de los Cavaliers de la 2014-2015 (aunque, a pesar de ello, los Cavs de esa campaña llegaron a la primera final de la tetralogía contra los Warriors).

¿Le alcanzará el roster a los Lakers?


Sí, la primera victoria sin el dúo LeBron-AD llegó (1-3 desde la ausencia de LBJ), pero al hacer un análisis crítico, un triunfo frente a Cleveland (doceavo en el Este) no es suficiente para desvanecer las dudas. Menos cuando la primer mitad acabaron 51-44 abajo. Al medirse contra equipos punteros como los 76ers y Phoenix, o incluso frente a equipos ´secundarios´ como los Hawks y los mismos Pelicans, la noche acaba con un resultado diferente.

Lo peligroso para la institución de California no es la duración de las bajas, sino el ´timing´. La etapa crucial de la temporada está llegando y muchos rivales directos como los Blazers de Portland y los Nuggets de Denver vienen pisándoles los talones en la 6ta y 5ta posición del Oeste, respectivamente. 

Ahora más que nunca jugadores como Kyle Kuzma y Dennis Schroder deberán dar un paso al frente para contribuir en el marcador de forma más perseverante. Por obvias razones, ambos representaban un papel suplementario en la materia, pero este es el momento para demostrar por qué llevan puesto el jersey de una franquicia tan grande. 

Por su parte, Montrezl Harrell y Marc Gasol deberán tomar mayor responsabilidad cerca del aro. Los dos jugadores conservan buenas cualidades para que, juntos, intenten suplir la seguridad de Davis en la pintura de ambos lados de la duela. Sin embargo, una supuesta ayuda está en camino. 

Ya sea en forma de ´pingüino´ o no, los campeones vigentes siguen en la búsqueda de incorporar a un jugador por la vía de agencia libre luego de que el mercado cerrara. Andre Drummond continúa siendo el favorito para la institución, pero deberán apurarse en la contienda ya que no son los únicos que desean hacerse con los servicios del pívot de 27 años. Los Celtics también han estado oliendo de cerca a ´Big penguin´.


De momento, el equipo de Los Ángeles sigue aferrándose al cuarto peldaño del Oeste. No obstante, incorporaciones como las de Aaron Gordon a Denver o la de Norman Powell a Portland obligarán a que el cierre de la temporada regular sea intenso en la conferencia del ocaso. Y, de caer en la tabla (manteniéndose en puestos de playoffs) la dificultad de la tarea irá incrementando en paralelo al descenso.

Equipos como el Jazz, los Suns y los Clippers esperarían con agrado un enfrentamiento contra unos desbalanceados Lakers, con sus dos estrellas regresando de lesiones importantes. Sin olvidar que, de llegar a otras finales, tendrían que superar a franquicias como los 76ers o el ´superequipo ´ de los Nets.


Recordemos que en la primera temporada del ´King´ James con los colores amarillo y morado también tuvo problemas físicos. Y, luego de 13 campañas seguidas, LeBron se quedó sin un lugar en la mesa de los playoffs. Hasta ahora son solo tres perdidos y uno ganado, pero Frank Vogel y compañía deberán apretar el acelerador para que esto no se convierta en un hebra de tropiezos que los posicione en lugares complicados de cara a la postemporada.