Portada por Jorge Rivera

Los Sixers de Filadelfia estuvieron en un carrusel de emociones durante la fase prepandemia de esta campaña 2019-20: un día podían parecer el mejor equipo de la NBA y en otras ocasiones no podían conseguir una canasta para salvar sus vidas.

Su regreso a las duelas en la burbuja en Disney, Orlando llega todavía con muchas dudas. El dúo Ben Simmons y Joel Embiid sigue sin ser óptimo. Al Horford es uno de los jugadores mejores pagados y comenzará en la banca. Shake Milton se ha ganado un puesto, pero ¿podrá con la presión en la postemporada? Estas son algunas de las cuestiones que su entrenador, Brett Brown, se encuentra, además de que muchos de los seguidores de la franquicia ya piden su cabeza.

El talento de los Sixers debería ser, sin duda, uno de los mejores récords de toda la asociación, no obstante, hay algo que todavía no logra hacer ‘click’ con este conjunto.

Soluciones de sus estrellas

Ben Simmons aseguró que fue a terapia para poder sentirse más relajado en la duela al momento de tirar. Éste ha sido un punto flaco para el estelar jugador, quien se mostró mucho más cómodo lanzando detrás del arco en el regreso a la acción.

"Hemos estado practicando, trabajando para encontrar esa esquina. Estoy muy cómodo allí y he estado disparando esos tiros, así que me alegro de que mis compañeros me encuentren.", señaló Simmons en entrevista.

Con el espacio extra que brindará tener al base lanzando triples, el mayor beneficiario debe ser Joel Embiid. El centro había bajado su número de veces que llegaba a línea de castigo de 10.1 en la campaña pasada a 8.7 durante la fase prepandemia. Por otro lado, “JoJo” se mostró más cuidadoso con la pelota, bajando sus pérdidas de 3.5 a 3.1 y, en general, tuvo una mejor toma de decisiones. Ahora, con más lugar para trabajar, Embiid tendrá la oportunidad de ser el pívot dominante y candidato a MVP que se sabe puede ser cuando está enchufado. 

"Si los equipos me van a defender dos contra uno en los momentos importantes tengo que aprovechar y meterme en la pintura para poder abrir huecos y provocar faltas. Lanzar tanto desde el perímetro anula mi ventaja.”, comentó a ESPN.

“Siento que he mejorado mucho en los últimos tiempos, tengo más paciencia y voy a ser más agresivo. Voy a asumir el rol de protagonista.”, puntualizó Embiid.

¿Qué viene?

Los 76ers se encuentran actualmente en el sexto puesto de la conferencia este empatados en récord con los Pacers de Indiana (39-26) y a dos juegos del cuarto puesto Miami Heat que tiene 41 triunfos por 24 derrotas. Las buenas noticias son que el cierre para los de Filadelfia será relativamente cómodo.

QUIZÁ TE INTERESE: ALTAS Y BAJAS DE EN LA NBA DE CARA AL FINAL DE TEMPORADA

El cuadro liderado por Embiid y Simmons se verá las caras con los Pacers, Spurs, Wizards, Magic, Trail Blazers, Suns, Raptors y Rockets para finalizar la campaña. En caso de encenderse y con un par de resultados favorables, el equipo podría colarse hasta ese cuarto puesto que le daría una ligera ventaja sobre el quinto lugar en la postemporada.

¿Realmente hay ventaja?

La postemporada será una como nunca antes se ha visto por las circunstancias actuales. El efecto de “local” no jugará de gran manera para ningún cuadro (aunque la NBA está trabajando para tener hasta 300 fanáticos del cuadro de “casa” vía videollamada).

Esta situación es particularmente peculiar para nuestro cuadro en cuestión, ya que los Sixers habían tenido un récord impresionante en Filadelfia (29 victorias por dos derrotas), pero uno desastroso como visitante (10 triunfos por 24 tropiezos). De esta forma, al eliminar al público podremos ver cómo se comporta el cuadro en una situación neutral.

Las casas de apuestas todavía no descartan a Philadelphia. A pesar de su inconsistencia, “Sportsbooks” diferentes tienen a los dirigidos por Brown como séptimos favoritos con un momio de +2,000.

El talento es innegable, sin embargo, será cuestión de si esta versión del equipo puede encenderse en el momento correcto y sorprender al mundo levantando el trofeo Larry O’Brien.