La temporada de Jimmy Butler en la presente edición de la NBA está siendo una locura. Butler vuelve a ser un All-Star con récord personal de rebotes (6.7) y asistencias (6) en temporada regular con un Miami Heat desatado. Ahora los de Florida están a punto de lograr lo impensable en estos Playoffs luego de arrasar con los Pacers de Indiana (4-0) y los Bucks de Milwaukee (4-1) y con pie y medio en la finales. El originario de Chicago ha pasado de brincar de franquicia en franquicia a encontrar un lugar como referente y estrella de un equipo repleto de jóvenes. De ser considerado como “un jugador irritante” a un “jugador de equipo y ganador” por sus propios compañeros en Miami, Jimmy ha tocado el punto cúspide de su evolución a: viejo zorro de la liga y referente de los grandes prospectos que le rodean. 

El gran espectro invisible en la NCAA

"Si un árbol se cae en el bosque y nadie está ahí para escucharlo, ¿realmente hizo ruido? Con Jimmy sucedía lo mismo, nadie estaba para verlo", argumentó Alan Breacher, analista que lo recomendó en Tyler Junior College.

Luego de pasar una infancia dura, siendo echado de su casa en Texas y arreglándoselas para dormir en casa de sus amigos de la escuela, el escolta de 17 años pasó desapercibido por los grandes nombres de la NCAA en su paso por el baloncesto escolar. La única opción concreta para Butler fue ir a Tyler Junior College en 2008, lugar al que suelen acudir, por ejemplo, los jugadores destacados, pero que tuvieron problemas académicos o de otro tipo que condicionan su llegada a la liga colegial.

En su primer año logró destacar con varios partidos promediando casi 20 puntos por juego, sin embargo, el originario de Texas tuvo que tomar la decisión de su vida al ver las pocas opciones en su ciudad natal. La mamá de su amigo con el que vivió la época de ‘high school’ le recomendó irse a Marquette en Wisconsin, universidad que mostró interés en él. "Tenía que ir ahí porque podía pasar que el basquetbol no funcione a largo plazo. Necesitaba una buena educación como respaldo", explicó la señora.

Su llegada a Marquette fue difícil. Tuvo que esperar alrededor de dos años para hacerse con el espacio en el primer equipo que Wesley Matthews dominaba. Al final, de la mano de su entrenador Buzz Williams y como compañero de Matthews, Butler explotó como titular: 14.7 puntos de promedio en su segunda campaña y 15.7 en su último año como universitario.

"Nunca fui tan duro con un jugador como lo fui con Jimmy. No tuve piedad con él porque él no sabía cuán bueno podía ser. Toda su vida le habían dicho que no era lo suficientemente bueno" explicó Williams para Bleacher Report en 2015.

Llegada al draft y su paso en Chicago

"Es un tipo que encaja realmente con nosotros ... El tipo de carácter que tiene, creo que encajará en nuestro vestuario y con la cultura que estamos creando" expresó Gar Forman, gerente general de los Bulls en la noche del draft de 2011.

Aquella precisa noche, Butler selló su destino. Chicago Bulls lo seleccionó en la posición No. 30 en el draft del 2011.  El trabajo duro y sacrificios del tejano rindieron sus frutos. ‘Jimmy’ legó a un complicado equipo dirigido por el entrenador Tom Thibodeau, pero el tiempo le dio la razón a Chicago de su selección.

"Nos ha gustado desde el principio. Nos encanta su actitud, enfoque y la forma en que trabaja todos los días. Sabemos que va a mejorar cada vez más” mencionó Thibodeu luego del primer año del escolta con los Bulls.

Según palabras de Joakim Noah, “Jimmy pasó de ser el jugador número 15 del equipo, el último jugador que salía del banco, a ser la estrella del equipo en cuatro años”. Y así fue; para la campaña 2014-15 se transformó en un All-Star y firmó una renovación de contrato por 95 millones de dólares. 

Lastimosamente, Butler siempre fue catalogado como un jugador agresivo incluso con sus propios compañeros, lo cual, se pudo observar luego de que junto a Dwayne Wade salió a masacrar a los novatos del equipo frente a los medios de comunicación después de perder una ventaja en 2017 contra Atlanta.


"Los veteranos nunca irían a los medios de comunicación. Tratarían los problemas dentro del equipo. Mi objetivo es transmitir lo que aprendí. Los jóvenes trabajan. Se presentan. No se merecen culpa. Si algo es cuestionable, es el liderazgo" Rajon Rondo, base de los Bulls, en enero de 2017.

Jimmy trotamundos

Después el gran Jimmy sería transferido a Minnesota donde su primer entrenador le esperaba. Butler logró transformar una franquicia regular en un top 4 del oeste. Timberwolves se clasificó para playoffs por primera vez en 14 años. Sin embargo, para la mala fortuna del alero, su paso no sería duradero después de dejarle claro a Thibodeu que se quería marchar al final de la campaña. El ex jugador de Chicago afirmaba que la química con Towns y Wiggins no era viable, entre otros problemas con la directiva.

Luego de un panorama poco claro y un sinfín de “acusaciones”, Butler explotó durante una acalorada práctica de entrenamiento, y desafió a sus compañeros de equipo junto a los ejecutivos de Minnesota. Jimmy terminaría siendo enviado a un nuevo equipo, tan solo 18 meses después. Los Sixers de Philadelphia le esperaban.

"Conozco a Jimmy desde hace mucho tiempo. Obviamente, cuando tuvimos la oportunidad de conseguirlo, sentimos que teníamos que aprovecharlo. Es raro cuando tienes la oportunidad de conseguir un top-10, pero sabíamos que había un riesgo involucrado ", Thibodeu en 2018.

El “irreverente” jugador llegaba a un equipo con aspiraciones de campeonato. Su incorporación ponía un fuerte cartel para los objetivos de la franquicia.

"En Joel Embiid y Ben Simmons, tenemos dos de los 20 mejores jugadores de la NBA. Ahora, con Jimmy, hemos agregado un tercer jugador entre los 20 mejores, quien es uno de los mejores jugadores de la NBA. Estamos mejor en ambos extremos de la cancha", expresó Elton Brandt, gerente de los 76ers en noviembre de 2018.

Las puertas de Filadelfia se cerraron igualmente de manera temprana para el de Texas. Butler llegó a un equipo con dos estandartes como Joel Embid y Ben Simmons. Sin embargo, la caída en segunda ronda de playoffs contra los Raptors de Kawhi Leonard abrió paso para la marcha del entonces jugador de 29 años en aquel verano. A pesar de ello, esa dura batalla contra Toronto significó una pequeña probada de lo que Butler podía lograr, convirtiéndose en el segundo máximo anotador (19.2 puntos) de postemporada para el equipo de Brett Brown. 

"Fue una gran pérdida, porque él y yo llegamos al punto en el que estamos muy cerca, todavía estamos cerca, hablamos mucho", comentó Joel Embid para ESPN en octubre de 2019.

Redención en la costa del océano

La pequeña aventura en Filadelfia terminó temprano para Butler. El jugador tuvo que buscar una nueva franquicia que se adaptará a sus demandas, pero principalmente donde se pudiera reencontrar. Para ello Florida fue la elegida. Miami Heat lo fichó por cuatro años con un contrato de 142 millones de dólares. 

Jimmy llegó a un equipo que ni siquiera había podido meterse a playoffs la temporada pasada. Sin embargo, el cambio drástico que le dio a la escuadra de Erik Spoelstra ha sido brutal. Su mentalidad es distinta, ahora el jugador está a la disposición de cada uno de sus compañeros. Jimmy G. ‘Buckets’ afronta una de las mejores versiones de su carrera, funcionando como mentor a los novatos prometedores de la franquicia.

“No vas a lanzar una pelota a un compañero de equipo, así como sí. Si te metes con uno de mis chicos, especialmente con uno de mis tiradores, entonces deberás enfrentarte a mí y a todos los demás”, comentó Butler luego del incidente entre Chris Paul sobre Duncan Robinson en el encuentro de Miami contra Oklahoma en fase regular.


Jimmy ha entendido todo: su nuevo rol, lo que significa la franquicia y lo que puede lograr con su talento. En este cierre de temporada, Miami puede volver a tocar el cielo con Butler.

“Él tiene que leer el juego, entender a sus compañeros y qué se necesita, y debemos dar un paso atrás y permitírselo, creo que lo hará" comentó Dwayne Wade, leyenda de la franquicia del sur de Florida.