James Harden y Russell Westbrook comienzan a hacer click. Los Rockets, detrás de esta dupla, tienen un récord de 7-3 en sus últimos diez juegos (20-9 en la temporada) y se encuentran luchando por los primeros puestos de la Conferencia Oeste.

Es claro que mucho del éxito de Houston depende de estos dos, sin embargo, los Rockets habían logrado mantenerse como uno de los equipos más relevantes de la NBA, a pesar de que Russ y James todavía no encontraban su mejor ritmo.

En los últimos partidos de Houston, Westbrook ha registrado sus mejores números en su corto tiempo en Texas con 31, 40 y 30 puntos en los últimos tres partidos, pero lo que sobresale es que ha tirado 89% desde la línea de libres en este corto período después de que en los primeros 14 duelos ese número estaba en 69% (nice).


Por su parte, James Harden sigue siendo la máquina ofensiva que nos ha mostrado en los últimos años. Harden se mantiene constante con sus increíbles 38.8 unidades por encuentro en esta 2019-20 y poco a poco se va entendiendo con su amigo y compañero de equipo, mientras mantiene sorprendentes porcentajes desde el campo (45%) y detrás de la línea de tres (36.7%) para el volumen por encuentro de 25 tiros por partido (14 triples y 11 dentro de la semicircunferencia).

De igual manera, hay que agregar que los Rockets son hoy en día la ofensiva más eficiente de toda la liga con 118 puntos anotados cada 100 posesiones según las estadísticas de NBA.com y mientras estos dos se conozcan mejor y el resto del equipo se vaya integrando a Russ, el cuadro de Mike D’Antoni se volverá, con el tiempo, aún mejor y más eficiente.


Los Rockets tienen un calendario relativamente benévolo en sus próximos cuatro juegos (visitando Sacramento, Golden State, recibiendo a Brooklyn y yendo a Nuevo Orleans), por lo cual, la química de la dupla Russ-Harden parece solo ira incrementando con el paso de los partidos. De cualquier forma, lo importante de todo esto es que cuando lleguen los playoffs, estos dos, junto con sus compañeros, puedan demostrar que son el mejor equipo de la NBA, de otra forma, los números de la temporada regular no habrán servido para nada.