Las sensaciones en Charlotte no eran tan positivas desde que la ciudad recuperó su forma de avispón en el 2014. Salvo en la temporada 2015-2016, cuando estuvieron a nada de pasar a la segunda ronda de playoffs, la franquicia no paraba de cosechar campañas para el olvido, arrinconándose en posiciones sotaneras de la tabla de posiciones.

¿Lo positivo de los malos resultados? Poder sacarle jugo a los drafts. Los Hornets cuentan con un largo historial de novatos talentosos como Larry “la abuela” Johnson, el mítico Alonzo Mourning y el mismo Kemba Walker.

Ahora la ecuación parece estarse repitiendo con la llegada de LaMelo Ball, quien ha liderado la carrera por el ROY durante toda la primera mitad de temporada. El base de 19 años demuestra su confianza cada vez que pisa una duela, manifestando un juego fresco con toques de ´Showtime´ que emocionan al equipo de la leyenda viviente, Michael Jordan.

Los números del equipo

Jugar bonito sin resultados positivos sirve de poco realmente, y es algo que le pasó a los Hornets de los 90´s con Tripucka, Dell Curry, Muggsy, ´la abuela´ Larry y ´Zo´. Contrario a aquellas épocas, estos avispones ilusionan a sus seguidores no solo con el movimiento de balón, sino también con las estadísticas.

Para empezar, actualmente se encuentran en zona de playoffs y el récord de partidos ya es claramente mejor al de la campaña pasada (20-19 sobre 15-24). Lo que comenzaba como otro año tropezado con un 7-11 al inicio del calendario comenzó a balancearse poco a poco hasta alcanzar el 50% de victorias y enganchándose en la sexta posición del Este.

Además, el “divertido” traslado de balón que regresó Melo a la institución de Carolina del Norte se refleja en las asistencias del equipo. Los Hornets de la 20-21 son el segundo equipo (empatando con los Suns) con más asistencias en lo que va de la temporada con 27.2, solo detrás de Golden State (27.8). 

También vienen manejando un respetable porcentaje en la mira, con 46.3% de TC y 38.4% en triples. Y para recalcar lo fino que andan los avispones frente al aro, basta con mencionar que registraron un nuevo récord de franquicia e igualaron el de más triples en un primer cuarto (11) en su victoria frente a los Raptors de Toronto (114-104). Charlotte lleva 24 salidas consecutivas anotando al menos 10 triples.


“Los olvidados de un equipo son los protagonistas de otro”

La filosofía de juego con la que James Borrego arribó al banquillo en el 2018 se ha ido moldeando conforme a los jugadores que se fueron sumando. Primero con la llegada de Terry Rozier y luego con la incorporación de Gordon Hayward. Los dos ex-Celtics han demostrado su valor desde el momento en que pisaron el Spectrum Center por primera vez.

Las lesiones han perdonado a Hardaway y por fin se ha desenvuelto en la duela como él ansiosamente quería, despachando 20.4 ppp, 4.1 app y 5.5 rpp (48.2% en TC y 40.1% en triples). Pero el detalle más importante es su presencia en los minutos decisivos, manteniendo un 44.4% de efectividad en el ´clutch time´ desde el campo.


Por su parte, Rozier también es alguien que se pone los pantalones grandes cuando el equipo más lo necesita, ofreciendo un 63.1% de efectividad en el clutch (TC). Además, sus promedios demuestran cómo ´Scary Terry´ igual es de los principales jugadores que empujan a estos Hornets, con 20.4 pts, 3.8 reb y 3.2 ast (48.1% de TC y 42.5% en triples).


El ROY entre ceja y ceja

El mayor beneficiado del gran momento de compañeros como Gordon y Terry es el mismo LaMelo Ball, quien parece todo menos un novato a la hora de repartir juego en la duela. Asomándose a las estadísticas, se puede ver que el tercer pick del Draft 2020 promedia 16 pts, 5.9 reb y 6.2 ast, número que de por sí ya impresionan cuando vienen de un jugador de 19 años. Pero el registro de Ball dio un salto positivo a partir del 1ro de febrero.

Con el comienzo del segundo mes del año, LaMelo inició su etapa como titular, estrenándose frente al Heat de Miami con una victoria. Desde entonces, el joven base aumentó su promedio de puntaje a 19.8 pts y su solidaridad a 6.4 ast, con 1.7 robos, 47.8% en TC y 44.7% detrás de la línea de tres puntos (LaMelo fue nombrado el Rookie del Mes del este en enero y febrero).

Y si el cuasi veinteañero no termina por sorprender a extraños, el libro de la NBA tal vez lo haga. Ya que, Ball se convirtió en el jugador más joven en firmar un triple-doble en la historia de la liga cuando registró 22 puntos, 12 rebotes y 11 asistencias en la victoria de los de Carolina del Norte frente a los Hawks de Atlanta por 113-105.

Poner los pies en la tierra

Sin duda, la temporada que Charlotte está registrando es de sus mejores en los últimos años, demostrando una mentalidad ganadora con un juego creativo en la duela. Y, de seguir así, lo más probable es que logren regresar a la postemporada luego de cinco años (cuarta vez en 11 años). 

Aunque, la realidad es que el roster de los avispones todavía no está al nivel de unos Clippers, Suns o Utah; y mucho menos al de unos Nets o Lakers. Actualmente pueden llegar a ser una piedra en el zapato de equipos líder, pero pasar de una primera o segunda ronda de playoffs todavía es algo que se percibe distante.


Aún así, esta temporada puede ser el despegue de un futuro emocionante para la franquicia de Charlotte. De asegurar la estancia de su rookie (con un potencial a desarrollar realmente alto) y sin perder la buena compañía de jugadores como Gordon, Rozier y Graham, los Hornets podrían visitar a la postemporada en múltiples ocasiones en esta nueva década.