Recientemente se ha difundido en distintos medios que el catalán Pau Gasol realizó uno de los homenajes más conmovedores a la leyenda de Kobe Bryant. El autor del libro autobiográfico “Bajo el aro” decidió, junto con su pareja Catherine McDonnell, registrar a quien los convirtió en padres bajo el nombre de Elisabet Gianna Gasol.

"Nuestra pequeña ya está con nosotros! Todo ha ido muy bien y no podemos estar más felices!! Elisabet Gianna Gasol, un nombre con mucho significado para nuestra preciosa hija!!" compartió el exLaker en sus redes sociales.

QUIZÁ TE INTERESE: EQUIPOS QUE LOGRARON REMONTADAS ÉPICAS EN PLAYOFFS

Que la recién nacida de Pau haga homenaje a la hija de Bryant (y al mismo Mamba) es el resultado de una gran hermandad dentro y fuera de las duelas, la cual comenzó con un llamado a la puerta del cuarto de hotel donde Gasol descansaba luego de un vuelo madrugador. Pau apenas había llegado a Washington DC para incorporarse con la franquicia angelina que se encontraba en gira, pero Kobe no pudo esperar más para darle la bienvenida a un joven Pau Gasol, a quien le dejó claro que su arribo no podía representar algo menor que la búsqueda de campeonatos.

A partir de ese momento la relación entre las dos figuras californianas se disparó cuesta arriba y la química dentro de la duela lo respaldó. Claramente la incorporación del español emocionó a KB24, ya que después de su separación de Shaquille O´Neal, los Lakers de Kobe saborearon algunas temporadas amargas y el traspaso de Gasol significó esperanza.

QUIZÁ TE INTERESE: 10 COSAS QUE QUIZÁS NO SABÍAS DE LEBRON JAMES

El originario de Barcelona fue exactamente lo que le faltaba a Black Mamba en las últimas temporadas, esto debido a que Shaq no aceptó menos protagonismo que el dorsal 24 de los Lakers y solo existían dos manos izquierdas en el equipo, dejando el puesto derecho vacío. Pau, contrario a lo anterior, le hizo saber a su nuevo compañero que él estaba para apoyarlo desde un segundo reflector:

“Yo quería que él supiera que yo era su compañero y que no quería quitarle ningún tipo de protagonismo. No iba a ser eso de, ´vamos a ver quién es el mejor jugador de este equipo´. Fue en plan, tú eres el mejor jugador, este es tu equipo. Yo estoy aquí para ayudarte a ti y a este equipo a ganar y voy a hacer todo lo que sea necesario para conseguirlo”.

Y eso fue exactamente lo que ocurrió: el protagonismo compartido y el buen entendimiento entre Kobe y Gasol rindió frutos para la institución de Los Ángeles, dando como resultado dos campeonatos NBA en tres finales. “Meal Ticket” se proclamó como el primer español campeón de la NBA mientras que Kobe terminó como MVP de ambas finales conquistadas. Y aunque no llegaron tantos anillos como se esperaba, sin duda lograron darle otra cara al equipo angelino. Fue un coincidir que duró siete años, pero que trascendió el deporte.

La evidente conexión de ambos fue el factor clave para que los resultados llegaran y viceversa. Tan agradable era la amistad de ambas estrellas que Mamba consideró seriamente mudarse a Barcelona en su retiro, gracias a que “Pablo” (como Kobe llamaba a Gasol) impulsó a que Bryant visitara en varias oportunidades a su ciudad natal, inculcándole un amor por el Fútbol Club Barcelona y por la capital regional. Incluso los jugadores se comunicaban en español dentro de las duelas para que sus rivales no los entendieran.

Durante el pasado 23 de agosto (cumpleaños de Kobe Bryant), Pau recordó a su excompañero y a su hija “con lágrimas en mis ojos”, deseando el poder pasar una buena tarde en casa de los Bryant como lo hacía en tiempos pasados. Durante las 20 temporadas que el “Showboat” regaló presencia en la NBA, se puede decir que Pau Gasol fue uno de sus mejores socios en cancha, manifestado incluso por él mismo: “El mejor compañero que he tenido”. 

Es claro que la dupla Kobe-Gasol brindó un destello de alegrías a la historia de los L.A. Lakers, pero además de los títulos y reconocimientos que lograron obtener, el verdadero premio para ambos veteranos fue el de una auténtica hermandad.