A sus 17 años, Isael Silva ya tiene todo listo para convertirse en el nuevo refuerzo de la Universidad de Stanford, donde jugará a partir de noviembre del 2021. De padre y abuelos mexicanos, y de madre estadounidense, la sangre azteca corre por las venas de un jugador que tiene claro sus objetivos: llegar a la mejor liga de baloncesto del mundo.

“Isa” Silva se encuentra cursando su último año en la 'Jesuit High School' de Sacramento. Luego de casi 3 años con el equipo californiano, el prometedor base se encuentra listo para afrontar el reto que lo llevará a los principales reflectores como la gran apuesta de los Cardenales de Stanford.

QUIZÁ TE INTERESE: GUÍA NBA DRAFT 2020 PROSPECTOS EN ESPAÑOL

Por primera vez en la historia de la Universidad californiana, un mexicoamericano vestirá los “Cardinal & White” en una casa de estudios que goza de 13 títulos de conferencia en el Pac-12 y un campeonato nacional que se remonta al año 1942.

“Me miran como la cara del equipo y de la Universidad (…) eso fue lo que me gustó de esa escuela y me van a ayudar con tener éxito en el juego y llegar a la NBA. Cuando esté ahí les voy a ayudar a ganar un Campeonato Nacional” aseguró para Marca México.

QUIZÁ TE INTERESE: ESTEBAN ROACHO, LA JOYA MEXICANA CON SUEÑOS DE NBA

En su último año de 'High-School' Silva continuó aumentando sus promedios al cerrar el curso 2019-2020 con 18.5 puntos por partido, 4.5 asistencias y 4.2 rebotes. Es de señalar que estas cifras significaron el campeonato estatal CIF de la División II con 22 victorias y 10 derrotas. Sin embargo, algo esencial y que terminó por conquistar a los visores de Stanford fue “su rapidez y manera de mover el balón”.


Arizona, Colorado y California del Sur también fueron otras de las universidades interesadas y que tocaron la puerta del joven atleta, no obstante, el jugador termino aceptando la propuesta de los cardenales. 

Con Damian Lilliard, Stephen Curry y Ricky Rubio como referentes, Isael se decanta por los triples y busca perfeccionar su juego, así como su poderío físico. Este fervor le podría significar una llegada tempranera a la NBA y que, algún día como ha declarado anteriormente, “pueda vestir los colores del combinado nacional”.