Cuando hablamos de dinastías absolutas en el mundo del deporte es obligatorio pensar en los Chicago Bulls de los 90´ siendo Michael Jordan el cincel más fino del equipo. Aunque Scottie Pippen, Horace Grant, Steve Kerr, Dennis Rodman y todos los jugadores de esa camada tan imponente en la historia de la NBA no se quedaron atrás en un grupo que equipara a una obra de arte que dirigió Phil Jackson.

The Last Dance

El final de ´The Last Dance´ llegó. La serie logró dejar momentos realmente agradables durante los tiempos difíciles que vive el mundo actualmente. De esta manera, se pudo apreciar un lado más cercano de los distintos protagonistas, revelando anécdotas y sentimientos, los cuales ayudaron a aclarar ciertos detalles y al mismo tiempo dejar historias sin contar.

Una Temporada Perfecta

Aquella temporada final del 98 marcó lo que sería el recuerdo de uno de los equipos, que junto a ´The Black Jesus´, cambiarían la forma de ver al basquetbol en muchos sentidos. Consagraron un último campeonato y el monarca del deporte, MJ, guardó una vez más las zapatillas dentro del armario, pero no sin antes convertirse en el máximo anotador de los playoffs superando al mítico Kareem Abdul-Jabbar (actualmente LeBron James es quien lidera dicha estadística). Asimismo, Jordan obtuvo su quinto MVP de temporada regular diez años después de haber ganado primero en el 88´, empatando a Bill Russell (5 MVP´s). Otra estadística de ensueño que MJ se llevó al bolsillo, fue ser el jugador con más MVP´s en finales de la NBA con seis.

Mentalidad Bull

Es claro que un capitán no puede llegar a su destino sin la ayuda de toda su tripulación, justamente es por eso que Michael empujó siempre a sus compañeros de equipo a dar lo mejor de ellos. Así lo explicó el ‘23’ de los Bulls en su serie documental, agradeciendo igual todo el esfuerzo que realizaron como equipo. 

Ejemplo perfecto de la mentalidad ‘Bull’ es el ´Flu Game´ (Juego de Gripe) de Jordan. En aquel quinto partido de las finales de la NBA durante el 97´ ´The Black Cat´ se intoxicó tras comer pizza en mal estado, y aún así, MJ salió a la cancha a dejar cuerpo y alma, con lo que consiguió sumar los mismos 38 puntos que padecía de temperatura.

Otro ejemplo maestro fue cuando Scottie Pippen sufrió una lesión de espalda durante el último juego de la dinastía Bull, lesión que no logró quebrar la mentalidad ganadora de Pippen. El Bull número ‘33’ corrió al vestidor cada cinco minutos para recibir un rápido tratamiento de masajes y estimulaciones eléctricas de un par de minutos y regresar a la cancha como función de señuelo.  

Efecto Bull

La culminación del documental de los Chicago Bulls de la década de los 90´ sembró un buen sabor de boca, uniendo a aficionados del deporte para que algunos aprendan del pasado, mientras que otros puedan revivir momentos preciados. Sin duda ´The Last Dance´ ahora forma parte de varios de los filmes deportivos que son ´de cajón´ para cualquiera que ame el baloncesto.


Para leer más sobre NBA, haz click aquí.