La tensión en Estados Unidos es palpable. Después del presunto asesinato de George Floyd, hombre afroamericano, por parte de un elemento de la policía que quedó grabado en vídeo las protestas explotaron.

Basquetbolistas y exjugadores levantaron la voz durante el pasado fin de semana, ya fuera en redes sociales o saliendo a las calles, para reclamar contra la discriminación, el racismo y la brutalidad policíaca.

Karl-Anthony Towns, Jaylen Brown, Enes Kanter, los hermanos Ball, Malcolm Brogdon, entre varios otros, fueron los jugadores que se vieron presentes en algunos de los encuentros para quejarse ante las injusticias que se viven en EU.

Se elevan las tensiones

Después de una noche de intranquilidad en aquel país la situación escaló después de que el grupo ‘Anonymous’ revelara detalles y evidencia sobre una red de pedofilia que, presuntamente, involucra al Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Ningún jugador de la NBA se involucró en estas revelaciones, sin embargo, la situación en Estados Unidos se vuelve cada vez más tensa. Esto podría tener implicaciones en todas las ramas, ya que, en medio de una crisis por una pandemia surgen estas protestas que podrían llevar a atrasar aún más las ligas de deportes estadounidenses debido a que se viven dificultades más importantes.

Varios equipos de la liga de baloncesto más importante alrededor del mundo se proclamaron en contra del racismo y la discriminación que se vive actualmente y en los días siguientes se podría vivir algo sin precedentes en ese país.