Imagen de portada por Mario A. Gamboa

Todos conocen a las estrellas de NBA y sus vidas de lujo, pero para algunos, el camino al éxito requirió muchos sacrificios para estar en el mejor basquetbol del mundo. Aquí te presento la historia de siete jugadores que pasaron de no tener nada a pisar las mejores duelas del planeta.

Allen Iverson 

Sin duda alguna marcó época con los Sixers y en la NBA, pero el pasado fue turbio para “The Answer”.

Fue el 14 de febrero de 1993 cuando su vida dio un giro inesperado, pues él se encontraba con sus amigos en el boliche cuando comenzó una pelea por temas raciales y Allen fue inculpado de haber golpeado a una mujer con una silla y de haber comenzado la trifulca. Con esos cargos, el joven de 17 años enfrentaba 15 años tras las rejas, pero gracias a los medios de comunicación y una presión de la comunidad, se le otorgó el perdón y le devolvieron la libertad.

Al quedar libre, el entrenador de Georgetown, John Thompson lo reclutó en 1994 y tras dos temporadas decidió ingresar al draft de 1996 para ser la primera selección del Draft por los Sixers de Filadelfia donde brindó sus mejores años y ganó el novato del año, así como el MVP de la temporada y del juego de estrellas en el año 2001.

Dion Waiters 

Desde el comienzo de su vida las cosas ya eran difíciles, pues cuando nació el 10 de diciembre de 1991 en Filadelfia, Pennsylvania, su padre estaba en la cárcel y su abuela murió a las pocas horas.

La tragedia siempre lo rodeó, pues debido a la violencia del área donde vivía, perdió a su mejor amigo y tres primos, además de que su madre recibió un disparo cuando Dion tenía apenas 10 años.

En la universidad todo cambió y en su segundo año fue de los mejores jugadores en la NCAA con el conjunto de Syracuse, lo que lo llevó al Draft de la NBA en 2012 para ser elegido en la cuarta selección por los Cavaliers, comenzando así su carrera en la mejor liga del mundo.

Jimmy Butler

Este nombre tal vez es de los que más llama tu atención, pues es una de las grandes figuras de las duelas y te sorprenderá saber que su vida no fue nada fácil, pues apenas con 13 años su madre lo sacó de la casa por lo gustarle la manera en la que la veía.

No tuvo otra opción y vivió en la calle hasta que apareció en su vida el basquetbol y Jordan Leslie, uno de sus mejores amigos del colegio, quien le dio un techo.

Michelle, la madre de Jordan lo recibió en su casa junto con sus cuatro hijos y le dio una segunda oportunidad para tener una vida fuera de las calles.

Todavía, Jimmy llegó a los Bulls al ser la selección 30 del Draft en el 2011, lo que lo convertía en un jugador sin reflectores, situación que cambió con sus actuaciones hasta convertirlo en una de las grandes estrellas de la NBA.

Taurean Prince

Nació un 22 de marzo de 1994 en San Marcos, Texas, donde su vida empezó con el divorcio de sus padres, lo que llevó a Taurean a tener ayudar en casa a su madre y su hermana pequeña.

Apenas con 12 años y tras la salida de su padre Anthony Prince de la cárcel, decidió ir a San Angelo con él para apoyarlo, con eso su vida no fue más fácil, pues con la muerte de su abuela, pasó a vivir en la calle. El Ejército de Salvación fue su último recurso para tener un techo donde dormir y aún así había días donde tenían que pasar la noche en las calles.

Cuando llegó a octavo grado, su padre fue arrestado de nueva cuenta por firmar cheques falsos y se mudó con los Thompson, familia de uno de los amigos de Taurean, situación que le permitió graduarse de la Lincoln Middle School.

Tras graduarse, decidió regresar con su madre, quien estaba embarazada y acababa de sufrir la pérdida de su novio a causa de un tiroteo. Así que de nueva cuenta Taurean tuvo que ayudar en casa con su pequeño hermano.


Después de su paso en la preparatoria, llegó la oportunidad que estaba esperando, la Universidad de Long Island-Brooklyn lo quería, pero un cambio de entrenador en el último momento lo llevó a Baylor, Texas. Fue ahí donde sus actuaciones hicieron que fuera seleccionado estadounidense en los juegos panamericanos de 2015, en donde lograrían la medalla de bronce.

Con su último año en la universidad, decidió entrar al Draft de la NBA, siendo la 12º elección de los Jazz.

Clint Capela 

Nació el 18 de mayo de 1994 en Ginebra, Suiza. Con una madre inmigrante y un padre ausente, su hermano Laundry y él, tuvieron que abandonar su casa para quedar en manos del estado que los mantuvo por años en un orfanato y en el sistema educativo suizo.

La institución Pierre Grish fue su casa desde los 6 años hasta que lo expulsaron, situación que lo llevó a reunirse con su hermano a los 12 en otro orfanato.

Ahí comenzó a jugar baloncesto y apenas a los 14 años llegó a la selección sub-16 de Suiza, fue en el campeonato Europeo Junior de 2009 cuando el club francés Elan Chalon decidió llevarlo a sus filas.

Fue en el 2014 cuando se presentó al Draft de la NBA y en la elección 25 los Rockets de Houston lo firmaron para cumplir su sueño.

Caron Butler

Este jugador nació en Wisconsin en 1980 en una pequeña ciudad donde las drogas y crímenes eran lo más común durante su infancia.

Su niñez la pasó sin su padre y su madre se hizo cargo de él junto con su tío Carlos, quien vivía en un limbo entre la cárcel y su casa.

QUIZÁ TE INTERESE: MEXICANOS AL GRITO DE LA NBA

Caron creció viendo a su tío como un rol a seguir y así entró al negocio de las drogas con apenas 11 años al traficar marihuana en el vecindario. Esto lo llevó a estar en la correccional 14 veces, todo antes de cumplir los 15 años de edad.

Su estancia más larga fue de nueve meses tras las rejas después de que le encontraran droga y una pistola en su posesión.

Salió en 1996 cuando decidió cambiar su vida y se mudó con su familia a otro vecindario y comenzó a trabajar en un negocio de comida rápida hasta que en 1998 fue nuevamente detenido al encontrar crack en su garaje, pero no contaba con que el agente Rick Geller salvaría su vida.


Este policía confió en su inocencia y consiguió que lo indultaran, situación que le evitó estar hasta 10 años en la cárcel.

Después de eso se dedicó al basquetbol y llegó a la NBA en el 2002 para quedarse 14 temporadas en la élite de ese deporte.

Lonnie Walker IV

Este jugador fue seleccionado en el 2018 por los Spurs en el puesto 18 de la primera ronda del draft.

Pasó una infancia en donde a veces no tenían que comer e incluso hace poco tiempo declaró que fue abusado sexualmente durante su niñez.

Este jugador era conocido por su particular corte de pelo y se hizo viral al cortarlo y hacer pública su historia.

"Empecé a no cortar mi pelo con 9 años como un encubrimiento. Durante ese verano fui acosado, violado, abusado y me acostumbré a eso. Mi pelo era lo único que podía controlar y me daba confianza", explicó Walker IV.

A pesar de todo pudo superar ese momento traumático de su vida y ahora disfruta de estar rodeado de tantas súper estrellas del baloncesto, jugando el deporte que ama y ayudando en comunidades para dar un mensaje de superación y positivismo a los niños que viven situaciones complicadas.