El Paris Saint-Germain sorprendió a todo el mundo al anunciar la destitución de Thomas Tuchel del cargo como entrenador del club al día siguiente de golear 4-0 al Estrasburgo. 

El cuadro de la capital francesa viene de un turbulento inicio de temporada en la que han batallado con múltiples lesiones de sus mayores figuras, incluidos Neymar y Mbappé, casos de Covid-19, etc. A pesar de esto, Tuchel se las arregló para componer un mal inicio en la UEFA Champions League y terminar como líder de su grupo en el que los acompañaban rivales complicados como RB Leipzig, Manchester United e Istanbul Basaksehir.

En Ligue 1 no se ha visto la diferencia apabullante del PSG con respecto al resto de sus rivales de las últimas temporadas, sin embargo, están a tan solo un punto del primer y segundo lugar (Lyon y Lille, respectivamente), por lo que tampoco se puede hablar de un desastre o fracaso. No obstante, es bien sabido que el gran objetivo de Al-Khelaïfi, presidente del club, es la Champions League, trofeo el cual se la ha negado a pesar de la gran inversión económica realizada.

La campaña pasada llegaron a la gran final, en donde cayeron ante Bayern Múnich, por lo que Tuchel pasará a la historia del club por ser el primer entrenador que los llevó a dicha instancia en la Champions. Con todo y esto, el estratega alemán ya estaba en la cuerda floja ya que la directiva no estaba del todo convencida con las actuaciones del equipo. Recordemos que en cuartos de final casi caen ante Atalanta, de no ser por la remontada en los últimos minutos. Incluso se hablaba que, de haber caído en ese encuentro, el estratega alemán hubiera sido destituido de inmediato.


¿Pochettino la solución?

Ahora el principal candidato para llegar al banquillo es Mauricio Pochettino. El argentino viene de una extraordinaria gestión con el Tottenham Hotspur, donde no ganó títulos, pero a base de buen juego y fichajes low cost, los convirtió en un equipo protagonista en Inglaterra e incluso los llevó a la final de la Champions Legue hace un par de cursos.

Veremos si llega Pochettino y cuánto tarda en dar resultados, porque a la directiva del PSG no le tiembla la mano al momento de despedir entrenadores.