Muchas son las ocasiones en las que los seguidores del deporte se preguntan del paradero de quienes los hicieron emocionarse en más de una ocasión y esta no es la excepción. Varios recordarán al que fue un referente de “La Máquina” durante la primer década del siglo, Joel Huiqui, pero no tantos saben realmente qué es de su presente.

Joel Adrián Huiqui Andrade, debutante campeón en los Tuzos del Pachuca en el ya lejano Apertura 2003 de la Liga MX, sin duda, tuvo un papel destacado en su largo paso por el Cruz Azul, adquiriendo un rol importante desde su llegada al club cementero en el 2004.


Sin embargo, es imposible olvidar la jugada que dejó el nombre de Huiqui marcado en el fútbol mexicano. La liga se encontraba en fases de semifinales del torneo Apertura 2009, cuando “La Máquina” enfrentaba al Morelia en el partido de vuelta que albergó el Estadio Azul. Un centro hacia portería cementera acabó en un balón abandonado dentro del área, Joel terminó tirado en el césped por la disputa de la esférica y aprovechó la oportunidad para arrebatarle de un manotazo, a Wilson Matías, la posibilidad de rematar a gol. A falta de VAR en aquella época, el árbitro marcó el famoso “amontonamiento” y la jugada no pasó a más. 

Años después, el zaguero dejó al cuadro celeste para entrar a una etapa más nómada en su carrera. Llegó al Morelia en el 2011 para posteriormente unirse a Toros Neza. Después de un año regresó con los Monarcas, donde permaneció hasta el 2015. Huiqui militó en las postrimerías de su carrera como futbolista en la liga de Ascenso, para culminarla en el fútbol estadounidense en el año 2019 con Las Vegas Lights.

¿Qué hace Huiqui actualmente?

Actualmente, el ex seleccionado nacional de 37 años de edad regresó a lo que fue su casa más prolongada, ahora detrás de la línea de banda, dirigiendo a categorías inferiores de Cruz Azul para formar futuras promesas en el balompié mexicano.