Todo jugador aspira a lograr grandes cosas y tener una carrera memorable. Desde ser reconocido como uno de los mejores en el equipo, ganar trofeos tanto colectivos como individuales, etc. Pero sobre todo, siempre buscas retirarte cubierto en aplausos de la afición. Un sueño que, para muchos, a veces no se logra cumplir. 

Después de tener el reconocimiento en casi todos sus equipos gracias a su gran desempeño goleador, al final, Jackson Martínez tuvo que terminar su carrera casi en el olvido gracias a una serie de lesiones que lo alejaron de los reflectores.

Pero antes de seguir hablando de sus últimos días en los terrenos de juego, vamos a remontarnos un poco al inicio de ella y lo que hizo que Martínez sea recordado, por algunos, hasta la fecha:

Sus primeros pasos

Jackson Arley Martínez Valencia nació el 3 de octubre de 1986 en Quibdó, Choco, Colombia. Pasó por diferentes equipos amateurs hasta que finalmente aterrizó en Independiente de Medellín, equipo con el que en 2004, con 18 años, debutó profesionalmente.

Desafortunadamente para Jackson, después de su debut y durante los años venideros iba a estar relegado a la rotación y con muy pocas opciones de jugar. No fue hasta el Torneo Finalización 2008 que Martínez volvió a tener otra oportunidad como titular. En su primer certamen logró marcar 10 goles en 23 partidos jugados.

Pero nuevamente el destino le terminó jugando una mala pasada al colombiano y antes de un partido de Copa Libertadores se lesionó, lo que lo alejó de las canchas todo el Apertura 2009. Su revancha llegó en el Finalización del mismo año, donde buscando venganza por el año perdido, logró clasificar a Independiente a la final. Partido el cual se llevaron gracias a una buena actuación de Martínez, que marcó dos goles. 

Arribo a México

El 'Cha-cha-cha' finalizó la temporada con 13 anotaciones, siendo el máximo goleador de la Liga Dimayor e incluso rompiendo el récord de goles. Sus buenas actuaciones lo pusieron en la órbita de equipos como River Plate y Racing de Avellaneda, pero el cafetalero terminó decantándose por ir a México con los Jaguares de Chiapas.

En su primera temporada con los Jaguares marcó 9 tantos en 13 partidos. A pesar del buen momento de Martínez el club no consiguió salir de la zona baja, por lo que no pudo clasificar a las siguientes instancias.

Su consolidación llegó en el Apertura 2011, pues marcó 8 goles en 16 cotejos y logró colocar a su equipo en el segundo puesto. Aún habiendo marcado 2 tantos más en la Liguilla no consiguió clasificar a las semifinales tras caer ante Santos.

En el Clausura 2012 nuevamente repitió su buen rendimiento, únicamente que ahora le tocaba portar el gafete de capitán. Aún así marcó otros 2 goles en los cuartos de final ante Santos pero se volvieron a quedar sin alcanzar las semis.


Aventura europea

Su gran momento con los chiapanecos lo llevó a fichar con el Porto, donde se adaptó rápidamente y apenas en la jornada 2 marcó su primer tanto con el cuadro portugués. De ahí en adelante se hizo un goleador habitual para el equipo, consiguiendo en la jornada 17 su primer hat-trick.

En su torneo debut en Europa marcó 26 goles en 30 partidos y los Dragones levantaron la copa. Las temporadas posteriores siguió con su buen desempeño, lo que lo hizo ser campeón de goleo en 3 de sus 5 torneos disputados con los Dragones.

En la campaña 2014-2015, se convirtió en el primer colombiano en ser máximo goleador en la Champions League. También logró llevar al Porto a cuartos de final pero cayeron ante el Bayern Münich.

Su increíble campaña con los de Do Dragao lo llevó a firmar con el Atlético de Madrid. Lo que parecía ser el momento en el que el 'parcero’ se convirtiera en todo un ícono, se frustró por una lesión que lo apartó de todo. Siendo un suplente regular, Jackson alcanzó a marcar 2 goles con la casaca colchonera en La Liga. No obstante, a mitad de la temporada el Atleti lo terminó vendiendo al Guangzhou Evergrande.


Declive

Lo que parecía un punto de inflexión para un nuevo despunte del atacante, terminó perjudicándolo aún más. La lesión que lo había apartado algunos partidos con el cuadro de Madrid ahora lo llevó a alejarse por 5 meses de las canchas, perdiéndose gran parte de la temporada.

En su primera temporada en China marcó 4 goles en 10 partidos disputados. Eso sí, levantó la liga y la Supercopa China. A pesar del jugador, la siguiente campaña no disputó ni un minuto, debido a las constantes lesiones que sufría.

Es así como en 2018 fue confirmado como refuerzo del Portimonense, lo que significó su regreso a Portugal tras 3 años fuera, justo a la liga que lo vio hacerse grande en Europa. Sin embargo, en esta ocasión no logró dar el salto de calidad que se esperaba.

En su primera temporada marcó 10 goles en 27 partidos jugados. Pero el propio Martínez asegura que él no sentía lo mismo al jugar. Tantas lesiones habían provocado que el propio jugador ya no se sintiera bien al momento de salir al terreno de juego.

Aún así, el colombiano cumplió con su contrato y en su última campaña marcó un tanto. Una vez terminada la Liga colgó las botas y decidió no volver a pisar una cancha.

Después de hacerse figura en equipos de gran nivel, Jackson Martínez se retiró sin pena ni gloria en la liga que lo vio explotar su potencial. Con muchos sueños por cumplir y sin la oportunidad de volver a brillar, el colombiano terminó siendo olvidado por muchos aficionados.

Actualidad y carrera musical

El 'Cha-cha-cha' ha querido seguir cerca de los reflectores y lo hace, solo que muy lejos de un campo de fútbol. Hace unos meses, Jackson comenzó su carrera artística, específicamente como cantante. El colombiano se ha decantado por la música cristiana y con sus letras busca alabar y servir a Dios, ya ha sacado algunos sencillos e inclusive videos musicales.