La Premier League ha demostrado que es una de las ligas más competitivas en los últimos años. Por ello, son muchos los equipos que tras cada temporada buscan mejorar sus filas, dejando atrás muchos nombres que algún día fueron importantes. Aunque también la ambición de algunos futbolistas ya sea para ganar más dinero o por comodidad, hace que tomen decisiones que puedan terminar perjudicando su carrera a grandes rasgos.


Esto fue lo que le sucedió a Daniel Sturridge, uno de los jugadores ingleses con mayor proyección y que, en un abrir y cerrar de ojos, desapareció de los titulares para reaparecer luego de algún tiempo por un fraude.

El británico comenzó su carrera en las inferiores del Manchester City, pasando en la lejana temporada 2008/09 al primer equipo. Con los Citizens logró llamar la atención luego de que en su primera temporada marcó 6 goles y dio 4 asistencias en 32 partidos disputados. Tal fue el éxito del delantero que el Chelsea alzó rápidamente la mano y se lo llevó a Stamford Bridge por 7,25 millones de euros, casi 6 veces su valor al inicio de la temporada anterior.


Con los Blues no pudo ver mucha acción; únicamente tuvo la oportunidad de jugar 20 partidos en los que anotó 5 tantos. Sturridge vio la mayoría de sus encuentros desde la grada, juntando más minutos en la liga de reserva que en la Premier. Fue así como terminó saliendo a préstamo con el Bolton Wanderers a mitad de la campaña 2010/11. Con este equipo logró retomar su nivel, consiguiendo 8 goles en 12 cotejos jugadosEsto no únicamente ayudó a la carrera del jugador, sino que también le sirvió al Bolton para salir de la zona de descenso y quedarse una temporada más en la Premier League.

Su regreso a la élite

Una vez de vuelta en Londres, el nacido en Birmingham pudo redimirse, en la 2011/12 jugó 30 partidos y marcó 11 goles, para finalmente encontrarse con su mejor versión. Este mismo año, levantó la Champions por primera vez en su carrera, desafortunadamente, él tuvo que ver ese partido desde la banca. Con la temporada 2012/13 en curso, una lesión lo separó del equipo, al poco tiempo de regresar fue enviado a las gradas para terminar saliendo en el mercado invernal al conjunto de Anfield.

Con el Liverpool vivió su mejor etapa, pasando un total de 5 años con el club, desde su llegada logró posicionarse como titular, lo único que logró separarlo del terreno de juego fueron las lesiones. Sin embargo, cada que regresaba lo hacía de la mejor manera. En Anfield logró disputar 160 partidos y marcar 68 tantos, desafortunadamente para Daniel, su tiempo de juego se vio drásticamente disminuido con la llegada de Jurgen Klopp y la posterior compra de Roberto Firmino.


Al tener pocas posibilidades de juego, fue cedido al West Bromwich Albion, con el que únicamente disputó 6 partidos, sin poder anotar ningún gol. El inicio de la decadencia de Sturridge había comenzado. Las lesiones siguieron afectando su carrera hasta que en la temporada 2019/20 fue transferido al Trabzonspor de Turquía, con quienes disputó 11 encuentros y marcó 4 tantos. 

Suspensión por fraude

Cuando parecía que estaba retomando su nivel, una noticia impactó a todo el mundo, Sturridge había sido suspendido por fraude en una apuesta. Y es que en 2018, Daniel le dijo a su hermano que apostara por su fichaje al Sevilla, traspaso que nunca llegó a realizarse, no obstante, la UEFA decidió multarlo por 2 semanas sin jugar, para que finalmente la FA lo dejara sin equipo y sin jugar por 4 meses.

Con 31 años, Sturridge sigue buscando equipo para regresar al campo de juego, a pesar de la cantidad de rumores que han salido sobre su próxima casa, parece que al final ningún club decide apostar por el inglés.