“Premian como 'el mejor del año' a quien lo ha sido desde hace 12. Cosas de la FIFA y el negocio del fútbol”, twitteó Roberto Gómez Junco tras darse a conocer que Lionel Messi fue galardonado con el premio 'The Best' como el Mejor Jugador del 2019. Y no podría estar más de acuerdo.

Si bien es cierto que el año de Virgil van Dijk fue más que sobresaliente, no hay que olvidar que el premio se le entrega al mejor del mundo, y ese solo es Messi. Claro que Cristiano Ronaldo entra en esa eterna discusión con el argentino sobre quién es mejor, pero para los románticos del juego, así como este servidor, 'La Pulga' va un peldaño por encima gracias a esa sutileza de evadir rivales, a esa manera de controlar el esférico, a esa zurda privilegiada, a esa visión periférica y a esa innegable calidad jamás antes vista en un rectángulo verde.


Es una realidad que Cristiano es, sin duda, uno de los mejores de la historia también, pero a mi parecer, carece de ese don que poseen los artistas con la pelota. Nadie puede dudar de la capacidad, liderazgo, calidad de Ronaldo, pero esa influencia que tiene el rosarino al momento de jugar, no la tiene nadie.


Por su parte, van Dijk coronó una gran campaña 2018-2019 con la obtención de la Champions League y la final de la UEFA Nations League, por lo que en el papel, era el candidato ideal para llevarse el galardón. Sin embargo, el brutal nivel de Messi y Cristiano año con año nos ha hecho creer que una temporada de 50 goles es algo “normal”. El capitán del FC Barcelona, en cuanto a números individuales, también hizo méritos para llevarse 'The Best'. 36 goles en 34 partidos de La Liga; 12 goles en 10 encuentros de Champions League y 3 anotaciones en 5 cotejos de Copa del Rey. Eso sin contar las 21 asistencias entre las tres competencias. Discúlpenme, pero 58 tantos en un año para mí es algo descomunal.   



No hay nada que reprocharle al central holandés, que con su liderazgo fue uno de los principales artífices para obtención de la Champions League, el trofeo más importante del mundo a nivel de clubes. Pero si vamos al plano individual, no hay nadie, además de Cristiano, que se le acerque a Lionel Messi.