El América poco a poco empieza a tomar forma. En estas nueve jornadas del Guardianes 2021, el sello de Santiago Solari empieza a salir a flote y en los dos últimos partidos han brindado un buen fútbol, venciendo con autoridad y supremacía al Pachuca dos goles por cero en la cancha del Estadio Azteca y pegándole con el mismo marcador a los Xolos de Tijuana en campo ajeno.

Y es que en el arranque del torneo, los de Coapa lograron sacar resultados positivos, mismos con los que se han mantenido en la parte alta de la tabla, pero no jugaban bien a la pelota, el funcionamiento dentro del tapete verde dejaba mucho qué desear, y en el club más grande de México, no basta con sacar tres puntos, su grandeza y popularidad demandan conseguir en cada partido las llamadas '3G' (ganar, golear y gustar).


El 'Indiecito' Solari ha logrado encontrar las piezas para hacer funcionar la máquina azulcrema, ordenando la zona defensiva que a principio de certamen era un verdadero desastre. Ahora, Emanuel Aguilera y Sebastián Cárceres se han hechos más solidos, se coordinan mejor, brindando seguridad en la central. En las laterales, Jorge Sánchez y Luis Fuentes se han puesto el overol para ser esos jugadores ida y vuelta, que sean férreos al momento de defender y hábiles al momento de sumarse al ataque, y que tanto necesita el sistema del ex técnico del Real Madrid.

La mitad de la cancha es el corazón de las ‘Águilas’, pues en los pies y físico de Santiago Naveda y Pedro Aquino han encontrado estabilidad, salida, recuperación y generación de juego. Es impresionante lo que corren este par de futbolistas, unos auténticos “perros de caza” y técnicamente dotados. Unos metros más adelante, la joya del nido, Sebastián Córdova, el jugador diferente, el cerebro del medio campo para adelante, un artista con la pelota, el que piensa antes de usar los pies. Es cierto, en los primeros cotejos Córdova era intermitente en su rendimiento, pero últimamente anda enchufado y qué peligroso es cuando lo está; pieza clave en el equipo.

En los extremos es donde más sufre el América, pues no hay ese jugador explosivo y habilidoso que se necesita por las bandas. Extrañan mucho a Renato Ibarra. Solari ha tenido que sortear por ahí a Fidalgo, Leo Suárez y Mauro Laínez, este último siendo el más destacable, pues cuando se le ha requerido ha cumplido. Es un jugador plurifuncional, que puede recorrerte todo el costado izquierdo y que te corre la milla, pero a veces queda corto.


En la parte de arriba están Henry Martin (4 goles) y Roger Martínez (2 goles), quienes se han hecho los centros delanteros con los que Solari puede echar mano, porque Federico Viñas de a poco se ha ido apagando y lo han borrado. Hablando específicamente de Martínez, que prácticamente tenía pie y medio fuera de Coapa, ha recibido otra oportunidad y se le ve comprometido con la institución. Es indudable su talento y capacidad, pero solo se le pide que sea más constante. 

América marcha segundo general con 19 unidades, por debajo del Cruz Azul y estaría en el primer sitio de la tabla general de no haber perdido en la mesa los tres puntos de la séptima jornada contra los rojinegros del Atlas, por una alineación indebida de Viñas.

Ahora, el reto de las Águilas será mantener la inercia en los siguientes compromisos y este fin de semana se enfrentará al León, actual campeón del futbol mexicano que sigue con su mal paso en el torneo que lo mantiene en la decimoquinta posición de la tabla.