En las últimas dos jornadas del torneo Guard1anes 2020 de la Liga MX, han exhibido las carencias del Club América con dos derrotas al hilo y siete goles en contra, cortesía del Querétaro y Monterrey, respectivamente. Resultados que para el equipo más grande y ganador del fútbol mexicano lo colocan en una situación de 'crisis', pues en una institución de la talla de las Águilas el margen de error es mínimo y no se pueden dar el gusto de dejar puntos en el camino y mucho menos encajar más de tres goles por partido.

Los de Coapa andan mal y de malas. El esquema táctico de Miguel 'Piojo' Herrera está quedando corto dentro del terreno de juego, donde lo único que se nota es un bajo rendimiento individual y colectivo, pocos jugadores son los que se salvan pues han demostrado algunos destellos en los noventa minutos, pero lejos de su mejor nivel.

El fútbol es un deporte que se juega de atrás para delante. En América la zona baja es su punto débil, con los centrales corriendo de espaldas a su portería, las laterales siendo una vía fácil de acceso para el rival, con un ‘Paco Memo’ Ochoa que no todo el tiempo va a sacarle la ‘chamba’ a sus compañeros y por si algo faltaba, el pilar en la defensa, Bruno Valdez estará fuera de seis a ocho meses luego de sufrir una ruptura de ligamento cruzado.


En el nido se tendrá que trabajar mucho defensivamente para aludir el desorden y los errores tan infantiles que se han cometido y que se han reflejado en el marcador.

Metros más adelante, en la mitad de la cancha, el equilibrio del equipo se ha perdido junto a la distribución y creación de juego, ya sea por los costados o por el centro, no pueden generar y ya ni hablamos de romper las líneas del rival. Cuando por fin el balón pasa al ataque, los delanteros casi siempre lo están recibiendo de espaldas y cuando se logran poner de frente no existe el mecanismo colectivo que pueda hacer que creen un disparo a puerta o terminar la jugada.

Esta situación ha causado desesperación y desconcentración en el césped, misma que ha consumido a varios jugadores, muestra clara la expulsión de Richard Sánchez contra los Gallos de Querétaro y la de Emanuel Aguilera contra Rayados.

América marcha cuarto en la tabla general, a tres puntos del líder Cruz Azul, por lo que se encuentra obligado a ganar este fin de semana y para ello, Miguel Herrera tendrá que apretar las tuercas de la maquinaria azulcrema para poder sacar el partido a flote.

Actualmente, a las Águilas no se les pide ganar, golear y gustar. Tienen que ganar como sea y después poco a poco ir buscando la fórmula que lo lleve a tener un funcionamiento que roce la perfección como lo demanda su historia y grandeza.