Por si este 2020 no podría ser más atípico, un matrimonio perfecto -hasta ahora- de casi 20 años podría llegar a su fin con un trágico desenlace. Es un hecho. Lionel Messi le comunicó de manera formal al FC Barcelona, entidad a la que llegó con 13 años, que no quiere continuar en el club. Luego de levantar 34 títulos, anotar 643 goles y jugar 737 partidos, el argentino ya no se ve más con la camiseta blaugrana y buscará salir este verano de forma gratuita para poder arreglarse con el equipo que él quiera.

La noticia, dada a conocer por el medio argentino TyC Sports, comenzó a darle la vuelta al mundo en cuestión de minutos: Leo, a través de sus abogados y asesores legales, le envió un burofax (servicio utilizado en España para el envío urgente de documentos que requieren de una entrega indiscutible, sirviendo de prueba frente a terceros) al Barça para comunicarle que quiere hacer efectiva la cláusula que le permite rescindir su contrato unilateralmente al final de cada temporada. Por si fuera poco, los medios españoles pusieron manos a la obra y pudieron confirmar que en efecto, la directiva culé recibió dicho documento.

De esta forma, el 25 de agosto de 2020 puede ser una fecha que nunca olvidará el aficionado blaugrana. Situación aún peor que la goleada reciente que recibieron a manos del Bayern Munich en Champions League.


Ante todo el embrollo, el siguiente paso será -seguramente- una disputa legal entre ambas partes, pues es evidente que la directiva encabezada por Josep María Bartomeu buscará retener al astro argentino a como de lugar, aunque ha dejado claro que su intención solo es una: marcharse del club. Dentro de este conflicto, el Barcelona apelará a las cuestiones legales para retener al jugador, argumentando que dicha cláusula que lo deja salir de manera libre tenía una vigencia hasta el 30 de mayo del 2020, fecha en la cual la temporada llega a su fin. Sin embargo, y como se ha dado a conocer, Messi argumentaría que, ante la campaña atípica que se vivió por el coronavirus, el año futbolístico apenas acabó este domingo con la final de Champions, por lo que la cláusula tendría efecto hasta el 31 de agosto del presente año.

Este será el tema primordial, y aunque el Barça logre tener la razón, ¿cómo puedes mantener a tu máximo ídolo sin ganas de querer jugar con el equipo?

La situación contractual de Leo

Como se sabe, el delantero argentino cuenta con esta cláusula desde tiempo atrás. Él ha reconocido en entrevistas que cuenta con este recurso no por una cuestión de dinero, sino de proyecto, algo que no encuentra para la siguiente temporada. En este caso, si este recurso no se hace efectivo, la única manera de que pueda salir Messi es a través de su cláusula de rescisión, de 700 millones de euros. O bien, esperar al próximo año, cuando vence su contrato. Ahora, que si todo sale bien para el rosarino, se iría libre del club y tendría que arreglarse con el equipo que él desee, eso sí, tomando en cuenta que su salario actual es de 100 millones de euros brutos anuales.

Las situaciones claves del divorcio de Messi con el Barça

Recabando información de los diarios deportivos más destacados que le dan seguimiento al FC Barcelona, como lo son Mundo Deportivo y Sport, estos serían los puntos claves por el cuál Leo se ha decidido por tomar tan abrupta decisión, de manera cronológica:

Fría relación con Bartomeu

Si bien es cierto todo se ha mostrado de manera cordial, Sport señaló que Messi, aunque ha renovado con esta directiva en diversas ocasiones, nunca ha estado contento con el manejo del equipo y su forma de trabajar.

El no fichaje de Neymar

No es un secreto que Lionel le insistió a Bartomeu el fichaje de Neymar el verano pasado, cuando el brasileño estuvo en toda la disposición de volver. La directiva afirmó que hizo todo lo posible por cerrar la contratación pero el PSG se mostró a la defensiva, pidiendo 300 millones de euros por el jugador. Todo esto dejó con un mal sabor de boca al astro argentino, que incluso declaró tiempo después: "Sinceramente no sé si el Barça hizo todo lo posible para su regreso. Pero es cierto que negociar con el Paris Saint-Germain no es fácil".

El arribo de Griezmann

Aunque le reconocen ser un gran jugador, el vestuario culé consideró que la apuesta por Antoine Griezmann el último mercado veraniego, por 120 millones de euros, frenó las posibilidades económicas del club para poder traer de regreso a Neymar, por lo que no quedaron satisfechos con esta decisión, la cual se vio un tanto precipitada tras la lesión de rodilla que sufrió Suárez.

La salida de Valverde

Messi fue uno de los primeros en mostrar su apoyo para la continuidad de Ernesto Valverde tras la derrota de Anfield, por lo que su salida en enero de este año no le cayó nada bien. Por si fuera poco, Xavi Hernández saltó como una opción para el banquillo, con la aceptación de Leo y los pesos pesados de la plantilla, no obstante, al final, por diversas circunstancias, se contrató a Quique Setién.


Fuertes declaraciones contra Abidal

Tras el cese de Valverde, el director deportivo del Barcelona, Eric Abidal, concedió una entrevista en donde señaló que habían jugadores que se quejaron de que se trabaja poco con el estratega español. Claramente, las declaraciones no cayeron nada bien y Leo alzó la voz a través de un comunicado, en donde arremetió contra su ex compañero y le exigía dar nombres y no meter a todos los jugadores en el mismo saco.

La relación con Setién

Es evidente que tras todo esto, Leo no tuvo una buena relación con Quique Setién. Es más, durante algún partido se pudo apreciar el descontento del delantero con el segundo al mando, Eder Sarabia.

Crítica de los directivos

En plena pandemia, el club propuso un acuerdo de rebaja salarial a la plantilla y tras unas semanas, directivos salieron a dar declaraciones sobre la tardanza de los futbolistas en aceptar el trato. Con el descontento de varias partes, Bartomeu se vio obligado a despedir a algunos de estos miembros de la Junta en Semana Santa.

La reunión con Koeman

La llegada de Ronald Koeman tras la debacle del equipo en Lisboa trajo consigo una reestructuración, en donde Messi sería el pilar, por lo que hace unos días se reunieron para hablar sobre el proyecto. La institución catalana no dio a conocer nada sobre esta reunión por lo que comenzaron las especulaciones sobre el interés de Leo de formar parte del 'nuevo Barça'. Y dicho y hecho, tras los sucesos de hoy, el máximo goleador en la historia del cuadro culé no quedó conforme con las ideas de Koeman; no estuvo de acuerdo en las salidas de algunos futbolistas, no le convencieron los objetivos ni los nuevos fichajes y por ende no se ve alzando títulos en un futuro próximo.

La salida de Luis Suárez

La gota que derramó el vaso también se produjo en la reunión Koeman-Messi, en donde se enteró que Suárez no sería parte del proyecto. Sin embargo no fue la noticia como tal, sino las formas. Con un pésimo manejo en la parte de comunicación, todo parece indicar que el estratega holandés ya le comunicó al uruguayo que no cuenta con él y la directiva rescindirá su contrato para que se marche este mismo verano.

Con todo esto, Onda Cero informó que el seis veces ganador del Balón de Oro no tiene ni la intención de presentarse a las pruebas PCR del próximo lunes, previo al arranque de los entrenamientos al mando de Ronald Koeman, que inician el martes.

De esta forma, esas fueron las situaciones que habrían puesto al límite al ’10’, junto a la sequía de títulos internacionales luego del 2015, acompañada con fracasos rotundos como la eliminación en Roma, en Liverpool y la reciente humillación en Lisboa.

¿A qué equipos se puede ir Messi?

Con toda la situación, muchos clubes han alzado la mano, pero es una realidad que hoy no se puede dar a ningún favorito por el tema contractual del argentino, que tendrá que arreglarlo para poder salir libre, pues nadie en este momento podría darse el lujo de depositar 700 millones de euros para contar con él.

Con esto, se manejan tres destinos potenciales, en caso de que Lionel logre accionar su cláusula de salida:

Internazionale

El Inter desde semanas atrás suena como un interesado, además de que puede ser un destino factible gracias a las condiciones fiscales especiales de Italia, mismas que favorecieron el fichaje de Cristiano Ronaldo por la Juventus. En 2019, el 70% de las acciones del cuadro italiano fueron adquiridas por Suning Holdings Group, una de las empresas tecnológicas más importantes de China que ha inyectado capital para estabilizar la situación económica del equipo.

En el plano deportivo, encabezados por Steven Zhang, el proyecto luce interesante. Se han fichado jugadores como Romelu Lukaku, Alexis Sánchez, Christian Eriksen y Achraf Hakimi, además de la reciente ratificación de Antonio Conte en el banco. Todo esto se tradujo en un buen 2020, con el subcampeonato de la Serie A, tras 9 años sin poder llegar al top 3, y una final de Europa League, a la que no accedían desde 1998.

Manchester City

En la Premier League es el City quien suena como opción, principalmente por la relación entre Pep Guardiola y Leo. No obstante, las cuestiones económicas podrían ser la principal barrera para concretar el fichaje, aunado a que recientemente el club fue investigado por UEFA por el tema del fair-play financiero. Solo la salida de alguna figura de los 'Citizens' podría abrir la puerta para que se dé la operación.


Paris Saint-Germain

¿Neymar y Messi juntos otra vez? El deseo de toda Francia, sin embargo, algo difícil de concretar. Las estratosféricas fichas del propio brasileño y Kylian Mbappé dejan sin mucho margen de maniobra económica para que puedan costear el contrato del hasta hoy elemento del Barça.

Otras opciones

Como siempre, la MLS no queda descartada por su poderío económico, en donde el club con verdaderas opciones podría ser el Inter Miami CF de David Beckham, que hasta ahora solo cuenta con dos plazas de Jugador Designado ocupadas, de tres posibles. Y por último, alguna liga excéntrica, como China o Qatar, o un posible regreso al club que lo vio nacer: Newell’s Old Boys.

Es muy temprano para especular sobre el futuro de Leo, pero si algo es cierto, es que la gestión de Josep María Bartomeu podría terminar de ser la peor en la historia con la salida por la puerta de atrás del máximo ídolo en la historia del club.