¡Es hora! Llevas bastante tiempo pensando en ese primer borrador que escribiste hace ya seis meses y no sabes qué hacer con él… pues déjame decirte que es tiempo de re-escribirlo.


Seguro la gran mayoría de guionistas tiene el mismo problema que yo: volver a una historia pasada después de olvidarte completamente de ella y recuperar la motivación y la creatividad para perfeccionarla es difícil; y es que, aunque un guión esté terminado no significa que éste, de hecho, esté terminado. Para un escritor amateur podrá ser el final, pero para el veterano el primer borrador es solo el inicio de una travesía tanto dulce como amarga. Es necesario re-escribirlo con una mente fresca y distanciándonos de la historia original. Re-escribir es más que solo mover y arreglar algunos detalles: errores de dedo, errores gramaticales o cambiar el diálogo; es re-leer tu guión, darte cuenta de que hay cosas en que trabajar y más importante, ser honesto cuando algo funciona y cuando no. Eso es lo más difícil de ser guionista, cada idea es buena y mala.

Robert McKee: “Escritores seguros de si mismos no venden primeros borradores. Ellos pacientemente re-escriben hasta que la historia está tan lista para el director como para el actor. El trabajo sin terminar invita a manipulación de la historia, mientras que un trabajo pulido sella su integridad.”

Re-escribir requiere de mucha disciplina, aún si eres serio sobre tu escritura y sobre triunfar en la industria. Re-escribir no solo te hará un mejor guionista, también te hará un mejor candidato a ser seleccionado por festivales de cine, la entrada más directa para lograr que tu historia se haga realidad, por lo que es importante que busques personas de confianza que te ayuden a crecer tu trama, leyendo y ofreciendo crítica constructiva. Es importante que como guionistas mantengamos la calma, ya que tener tu guión leído por alguien más es la mejor manera de perfeccionarlo. Palabras que para ti son comunes, pueden ser completamente desconocidas para los lectores y situaciones pueden no quedar claras; al fin y al cabo que es imposible que nuestros lectores sepan con exactitud lo qué queremos decir. 

El mejor consejo que puedo dar es escuchar con una mente abierta: si más de una persona tiene problemas con una línea de dialogo o una escena, lo más probable es que tengas que cambiarlo, pero así es el proceso: leer, crítica constructiva, re-escribir y repetir.

Leer: EL ASCENSO DE SKYWALKER; LA PEOR PELÍCULA DE STAR WARS

Por último, date tiempo, no es necesario que te mates por terminar una historia, incluso puedes terminar haciendo más daño que bien, te lo digo yo, que he sido rechazado más veces que seleccionado en festivales. Una vez que comencé a re-escribir empecé a notar que mis guiones empezaron a ganar más peso y reconocimiento alrededor de la industria. Es por eso que escribo este artículo, porque me interesa que más guionistas logren sacar su trabajo y reciban el reconocimiento que se merecen. Hay tantas historias que merecen ser vistas en la pantalla grande. Entonces, haznos a todos un favor y empieza a re-escribir.