Joker, escrita y dirigida por Todd Phillips y protagonizada por Joaquin Phoenix es, sin duda, una de las mejores películas, si no es que el mejor filme del año. La misma sigue a Arthur Fleck, un comediante que tiene el sueño de esparcir alegría y risas en un mundo frío y despiadado. La película, desde los primeros 30 minutos, te deja una sensación de un nudo en el estomago. La impotencia de ver actos de violencia y desinterés en el mundo te dejan marcado. Algo que me fascinó es cómo el personaje está inspirado en películas como The Machinist (2004) de Brad Anderson, Requiem for a Dream (2000) de Darren Aronofsky, así como Taxi Driver (1976) del mismo Martin Scorsese. La relación de Arthur con su madre y la admiración por el personaje de De Niro son bastante parecidos a la relación de Harry y su madre en Requiem for a Dream, así como su obsesión por salir en television con Murray (De Niro). La deformación del cuerpo de Phoenix y su extrema perdida de peso aumentaron lo tétrico de Joker y recuerdan a a Christian Bale como Trevor Reznik en The Machinist. La fotografía es un deleite y el contraste de la luz azul y naranja, donde siempre domina el azul, te mete en la montaña rusa de emociones por las que está pasando Fleck. 

El Soundtrack es la combinación perfecta de suspenso, terror junto con un sentimiento de que lo que estamos por ver en pantalla no es algo que nos vaya a agradar. Personalmente, Hildur captura la escena del Joker hasta el punto en el que ese nudo en mi estomago que sentí inicialmente perduró las 2 horas 2 minutos.

Lo más impresionante es cómo te hace ponerte de lado de un personaje malo, loco, asesino como el Joker y ver a personajes que en las demás adaptaciones son vistos como víctimas o héroes, como millonarios empedernidos, con sed y abuso de poder, demostrando una cruda realidad y separándola de comparaciones con el MCU. La historia como cualquier otra no es perfecta: en ratos se alenta y tiene algunos huecos en el guión. Sin embargo, el dialogo es bastante realista y la relación entre los personajes es fluida, aumentando al efecto de la película. 

Joker habla de lo difícil que es vivir en una sociedad como la que vivimos hoy, donde nadie es amable y la violencia está por todas partes, así como la indiferencia y el poco entendimiento que tenemos de enfermedades mentales. Es, sin duda, una película todos debemos ver para abrir los ojos a la situación actual que más de una persona tiene que pasar. 

La película no incita a la violencia, ya que el personaje luchó hasta la locura por ver el lado positivo de las situaciones donde solo lo acompaña la tragedia. Cierto, al final, Fleck, ya en personaje de Joker es alabado como el líder de esta revolución, donde los seguidores usan máscaras de payaso, siendo esa la última prueba para que Arthur Fleck acepte su destino y nazca Joker. Pero, podemos ver que Arthur no es una mala persona porque incluso le perdona la vida a Gary (Leigh Gill) diciendo: “Tu fuiste la única persona que fue buena conmigo.” Arthur mató en defensa propia a esos tres bullyings en el metro quienes le estaban desfigurando la cara, así como defendió a la misma muchacha del vagón, quien terminó huyendo. Honestamente pienso que la película logro todo lo contrario ya que más de una persona se salió de la sala porque la violencia es hasta cierto punto considerada “demasiada” entonces más que incitar a la violencia nos demuestra hasta dónde llega la violencia y creo que esas reacciones de ansiedad, incomodidad son más que prueba suficiente de que no vamos a salir por las calles a matar gente, sino que tal vez nos vamos a dar cuenta que hay que ser más empáticos con la gente.

Basada en los cómics o no, la película es una fuerte adaptación del icónico personaje y ya es considerada candidata inmediata en los Óscares, cosa que una película como Avengers: Endgame, no ha podido conseguir. Joker está en el mismo grupo que la trilogía de The Dark Knight de Christopher Nolan, donde los personajes aparecen más humanos y con los errores que conlleva vivir y se acerca (lo más que se puede) a la realidad. Recordemos que Martin Scorsese habló sobre las películas de superhéroes, donde las consideró como: "parques temáticos.” El director puntualizó: “No es cine de seres humanos tratando de transmitir experiencias emocionales y psicológicas a otros seres humanos”. Al terminar de ver Joker no pude evitar concordar con él, la evolución de Arthur Fleck hacia el Joker te demuestra la desesperación; no de un personaje, pero de una persona como cualquiera de nosotros, intentando sobrevivir en el mundo y ganarse la vida. Por eso, creo que Joker es la película que todos debemos ver.