Desde fuera, Hollywood pareciera ser un mundo perfecto. En el que las celebridades carecen de sufrimiento . Sabemos que no es así. Todos somos conscientes que cada persona tiene heridas emocionales a lo largo de su vida. Que muchos de ellos han tenido que pasar por cosas muy duras para llegar a donde están. Que el esfuerzo y decisiones que han tenido que tomar para volverse actores y actrices, muchas veces no han sido fáciles e incluso conllevaron un alto riesgo; sin embargo, como es común en el ser humano, solo observamos el resultado, y el proceso nos pasa inadvertido. ¿Quién no quiere ser una celebridad y todo lo que conlleva? ¿Cuántos no han deseado ser médicos y han dejado la carrera a mitad del proceso debido a que no era lo que esperaban? Porque solo observaban el resultado, el reconocimiento que genera el fin del proceso. 

Dentro del mundo del cine, este proceso suele ser mucho más difícil de lo que se cree. Existen una gran cantidad de abusos que se desconocen, pero en los últimos años, ha hecho mucho ruido la cantidad de acoso sexual y violencia que ha salido a la luz. Uno de los casos más sonados es el de Kevin Spacey, uno de los actores con mayor talento y más reconocidos de Hollywood, sin embargo, la luz del reflector bajo el que vivía nunca había sido tan fuerte como cuando presuntas acusaciones sobre el, sacaron a la luz situaciones de acoso sexual sobre actores y actrices menores de edad que llegaron a trabajar con Spacey. Esto generó un corte de relaciones entre el actor y Netflix, cuando se encontraba en la producción de uno de sus mayores proyectos, para ambos, House of cards.

Alguien que ha atravesado por esto, y por lo mismo, es un fuerte símbolo en contra de lo mismo, y del movimiento feminista desde Hollywood, es Emma Watson. Todos la conocemos como la brillante Hermione Granger, pero Emma ha puesto todo de sí y ha movido cielo, mar y tierra para desprenderse de este personaje y volverse una de las actrices más influyentes de la industria.

Emma ha aprovechado su posición para buscar la igualdad entre sexos. Asegura que no es solo un movimiento que competa a mujeres, ya que incluso ha incitado a los hombres a formar parte de esto, ya que es creyente ferviente de que esto es algo que se trata con equidad en todos los aspectos. 

"Nací en Reino Unido y creo que lo justo es que me paguen lo mismo que a mis compañeros varones, que pueda tomar decisiones sobre mi propio cuerpo y que las mujeres jueguen un papel en la creación de políticas que afectarán a mi vida. Merezco el mismo respeto que un hombre, pero lamentablemente no existe un país en el mundo en el que todas las mujeres esperen recibir estos derechos", dijo Watson.

Ante esto, otra de las actrices que ha pasado por situaciones similares, y que actualmente se encuentra tomando mucho auge en la industria, Shailene Woodley, y que también es reconocida por su postura feminista, dejó clara su opinión sobre que no se trata de que se pague lo mismo, sino que se pague lo respectivo y proporcional de acuerdo al trabajo empleado y a las capacidades de la persona. Ya que, si se les pagara lo mismo con tal de que haya una equidad, sería una falta de respeto a la competencia potencial tanto de actores como actrices. 

“Lo más importante es realmente la hermandad más que el feminismo”

Con esta frase, la actriz establece que al etiquetarnos más, limitamos nuestro sistema de creencias y nos diferenciamos del resto de las personas,  lo cual resulta contraproducente, ya que para lograr algo realmente significativo, deberíamos estar en congruencia entre nosotros. Si buscamos primeramente el bienestar común, el equilibrio y justicia para todos, vendrán de la mano.

La opinión de ambas es muy similar en cuanto a que no se trata de separar a los sexos, sino que es cuestión de ambos porque los dos lo propician y los dos lo sufren, pero si algo realmente comparten, es la seguridad de que la idea del movimiento feminista actual está equivocado, al muchas de sus defensoras tratar de poner a la mujer sobre el hombre o de minimizar al género masculino. Ambas consideran que dicha creencia solo genera desarmonía entre las personas y un retroceso en todo lo que se ha conseguido.

¿Tú qué opinas?