La secuela de Frozen es un filme dirigido para el público infantil, pero que abarca temas muy complejos y enfocados para los adultos con la finalidad de crear un mejor entorno para los más pequeños. Después de muchos años, Disney no recurre a repetir la fórmula que ya nos tiene acostumbrados para explotar una franquicia que tiene un potencial cinematográfico.


Origen de Frozen

La primera vez que conocimos las aventuras de Elsa, Ana, Kristoff, Sven y Olaf fue en el 2013, la cinta creada por Jennifer Lee y Chris Buck está inspirada en la adaptación de la reina de las nieves. Originalmente este proyecto iba realizarse en 1943, la casa productora del famoso ratón y Metro-Goldwyn-Mayer se fusionarían para llevarla a la pantalla grande, pero los problemas para desarrollar el personaje en la historia provocaron que se cancelará el proyecto. 70 años después, Disney aprovechó los valores de Elsa para convertirla en un fenómeno a nivel internacional para millones de pequeñas.


Historia

El desarrollo de la cinta parte en los primeros minutos, vamos descubriendo la relación que existe entre Arendelle, el bosque encantado con la familia de Elsa y Ana después que su padre les cuenta una historia que involucra a su abuelo. Años más tarde y a partir de ese suceso, las dos herederas del reino tendrán que embarcarse en una nueva aventura para conocer el antiguo misterio que existe en el reino luego de que Elsa escuchará voces provenientes del bosque encantado, lugar donde nadie ha entrado ni salido con anterioridad.


¿Frozen 2 es similar a su antecesora?

Para responder a esta pregunta, debemos recordar cuando en el 2014, David Faber cuestionó a Bob Iger, CEO de Disney sobre la historia que desarrollarían para la secuela de Frozen y la posibilidad de ampliar su mundo en la pantalla grande. Iger solamente se concretó a responder que "no forzarían la narración para no arriesgarse a crear algo que arruinará la primera versión”. Este proyecto siempre respetó esa idea de Iger y lo percibimos seis años después de su realización, observamos la evolución que viven cada uno de los personajes, iniciando con Elsa (muestra interés por Arendelle), Ana (mantiene unida a su familia), Kristoff (quiere formalizar su relación), Sven y Olaf (son el apoyo del grupo en todo momento).

En los últimos años hemos tenido la oportunidad de ver secuelas de filmes creados por la compañía del ratón como Los increíbles, Buscando a Nemo, Ralph y Cars que nos dejaron con las ansias de explorar más su mundo y el concepto de cada uno de los personajes. Por su parte, Frozen 2 nos deja explorar más allá del filme, conocemos más el entorno donde viven, sus costumbres, el origen de los poderes de Elsa, los ideales de los padres de nuestras protagonistas que influirán en las decisiones de cada una de ellas, y la importancia de redimirse a pesar de los errores cometidos en el pasado. La cinta se enfoca en platicarnos temas que siguen vigentes en la actualidad que los adultos pueden identificar de manera inmediata y que es un mensaje contundente para que ellos forjen un mejor futuro para los más pequeños.


¿Es la mejor película de Disney en los últimos años?

Frozen 2 es una cinta entretenida para los más pequeños pero con mensaje contundente para los adultos, le falta mucho para ser la mejor apuesta que ha hecho la compañía, pero es la más digna después de regalarnos Live Action sin ofrecer nada nuevo a la industria y filmes animados que buscan explotar comercialmente sin darles un digno cierre o crear una buena historia, pero como siempre lo he dicho, esa es mi humilde opinión.