Hace tiempo que tenía en mi lista ver Ad Astra en cines y después de una recomendación me di el tiempo de verla. Dirigida por James Gray y protagonizada por Brad Pitt, Ad Astra es todo un viaje épico por la galaxia donde Pitt interpreta a un astronauta solitario, quien vive atormentado por la ausencia de su padre, lo cual le ha causado proyectar la misma obsesión en sus relaciones, principalmente, con su esposa. Está tan atormentado por el pasado que no es capaz de ver el presente/futuro en el que vive y su día a día. Ad Astra tiene una fotografía deslumbrante, me atrevo a decir que de las mejores de este año y sin duda la veo como fuerte candidata a llevarse el Óscar a Mejor Fotografía. 

El guión es bastante bueno. Me encanta como gran parte del diálogo que se desarrolla al menos en la primera mitad del filme, da trasfondo de los personajes, lo cual no es tan fácil de lograr, así como mantener a la audiencia con miles de preguntas, lo cual te deja enganchado en seguir viéndola. Es cierto, tiene algunos aspectos en el mismo guión que la hacen ver lenta, especialmente en escenas de alta tensión, al mismo tiempo que cuenta con tomas larga, mucho silencio y poco diálogo. Claro, muchos de estos factores son intencionales para tener una trama de alta tensión, así como darle más realismo a la historia. La banda sonora es bastante sutil y un tanto fantasmal, transmitiendo que Pitt está huyendo de cierta manera de algún recuerdo o “fantasma” de su pasado, siendo su esposa un monumento a eso mismo.  

La película tiene un ojo en el pasado y el otro en el futuro y no refiero solo a los problemas internos del protagonista sino también en términos de tecnología. El filme tiene una influencia de 2001: A Space Odyssey del maestro Kubrick donde la civilización se ha movido a otras partes del Sistema Solar como la Luna. El diseño de interiores dentro de escena como en donde Pitt habla con su papá tiene ese color naranja/rojo muy similar al diseño de la nave espacial en 2001. La persecución en las afueras de la Luna grita Star Wars por todas partes, pero, se ve y siente muy real; diferenciándola de ésta. Por último, quiero mencionar que el diseño del mundo dentro de la historia es impresionante. 

Ad Astra es un viaje en el que buscamos lo que está frente a nosotros y que muchas veces no nos damos cuenta, lo que hace que que no disfrutemos el presente y nos enseña a apreciar lo que tenemos aquí en la Tierra. Definitivamente una película que vale la pena ver.